Director de Migración afirma que sigue en el cargo y que acciones en su contra son “eminentemente político”

Autoridad Migratoria señala a Díaz de supuestas contrataciones anómalas; mientras que el funcionario dice que no está aferrado al cargo.

Guillermo Díaz, director de Migración, dijo que el presidente Alejandro Giammattei solicitó su destitución. (Foto Prensa Libre: Tomada de Vicepresidencia)
Guillermo Díaz, director de Migración, dijo que el presidente Alejandro Giammattei solicitó su destitución. (Foto Prensa Libre: Tomada de Vicepresidencia)

La Vicepresidencia por medio de cuenta de Twitter informó este martes 6 de abril que Guillermo Díaz manifestó que aún sigue siendo director de Migración y que no ha sido notificado por el presidente Giammattei.

Díaz afirmó que su deseo es transparentar su gestión y según él, “en ningún momento se aferraría a ningún cargo”.

Añadió que se “siente vulnerado y atacado en sus derechos”, pues señala que “no hubo ningún respeto hacia su persona como funcionario y tomaron decisiones arrebatadas y no conforme a Derecho y no se respetó el debido proceso”. Añadió que lo que prevaleció en su gestión fue “el bienestar de los migrantes”.

Señala que los integrantes de la Autoridad Migratoria “no tienen la potestad de juzgar sus actos y se extralimitaron en sus funciones”.

Esta reacción del funcionario se da luego de que la Autoridad Migratoria señalara a Díaz de supuestas contrataciones anómalas y del intento de compra de cartillas para emitir pasaportes. También esta solicitó el lunes 5 de abril la destitución de Díaz al presidente Alejandro Giammattei.

“Esta petición se realiza luego de analizar los indicios que dan cuenta que el director general incurrió en actos evidentemente opuestos a las funciones e intereses del Instituto Guatemalteco de Migración y del Estado de Guatemala, lo cual es considerado como causal de remoción, según lo establece el artículo 129 del Código de Migración”, dice el texto enviado al presidente Alejandro Giammattei.

Señala que ha recibido presiones

Díaz también afirmó que presentó una solicitud de amparo ante la Corte Suprema de Justicia luego de que se solicitará su destitución al presidente de la Republica señalando que es un ente descentralizado.

Dijo que “es eminentemente político”, pues según él,  fue el propio presidente que solicitó su remoción.

Según señaló recibió presiones desde los integrantes de la Autoridad Migratoria, así como de diputados del Congreso de la República.

Señaló que él presentó  sus pruebas de descargo y nunca se le realizó algún cuestionamiento sobre los datos que él había enviado.

Díaz también denunció públicamente que un partido político meses atrás le dio un “encerrón” para solicitarle varias acciones a las cuales no accedió, según el funcionario.

Dijo que posteriormente le informaron que supuestamente todo se trataba de un desgaste político y que lamentaban la situación pero debían hacerlo por encargo.

Cuando le cuestionaron qué le pidió un diputado es este “encerrón”, el funcionario respondió que le gustaría dejar ese tema “ahí porque es eminentemente político”.

“Los ministros que el día de ayer estuvieron acá muy fuertemente insistiendo en que la guillotina pasara por mí ayer mismo, ellos mismos lo reconocieron y algunos ministros lo dijeron, es el presidente el que les dio la orden para que provocaran mi remoción”, indicó.

Agregó que fue un plan estratégico para debilitarlo y según Díaz, su intención no es permanecer en el cargo.

“Yo si me notifican hoy mismo, hoy mismo estoy firmando la notificación”, expresó y resaltó que continúa en el cargo.

Informó que el incremento en salarios a los que se refieren los sindicalistas es porque hay bonos de por medio, lo que aumenta el monto.

Presidencia

Patricia Letona, secretaria de Comunicación de la Presidencia, informó que  “según lo manifestado por los ministros firmantes del comunicado y que forman parte de la Autoridad Migratoria, la solicitud responde a actos evidentemente opuestos a las funciones e intereses del Instituto Guatemalteco de Migración y del Estado de Guatemala y a las denuncias presentadas por la Contraloría General de Cuentas y la Comisión Presidencial Contra la Corrupción. La decisión fue tomada con base en alertas de corrupción”.