México niega que policía mató a migrante hondureño en la frontera con Guatemala

El Gobierno de México dijo que la Policía Federal no iba armada en el choque con migrantes centroamericanos el domingo ultimo en la frontera con Guatemala, por lo que no sería la causante de la muerte de un hondureño, tal y como denunciaron los Bomberos Voluntarios.

Momento en que las autoridades guatemaltecas intentan evitar el paso de hondureños hacia el puente internacional que divide el país con México. (Foto Prensa Libre: AFP)
Momento en que las autoridades guatemaltecas intentan evitar el paso de hondureños hacia el puente internacional que divide el país con México. (Foto Prensa Libre: AFP)

“La Policía Federal, como atestiguan visitadores de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y organismos no gubernamentales presentes no portaba arma alguna, ni siquiera balas de plástico, que son consideradas no letales”, dijo el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alfonso Navarrete.


Según los Bomberos Voluntarios, un hondureño murió por impacto de una bala de goma y otros diez resultaron heridos durante un enfrentamiento con federales mexicanos para cruzar la frontera con Guatemala, en su afán de llegar hasta Estados Unidos.

Sin hacer referencia al fallecido, Navarrete aseguró que Policía Federal y personal migratorio no portaban armas en el violento altercado en frontera en la que los migrantes rompieron la primera valla fronteriza, forzando su entrada en el puente internacional entre Guatemala y México, un hecho similar al ocurrido el 19 de octubre.

Detalló que la instrucción dada a los funcionarios y fuerzas de seguridad “fue clara”: “Policía desarmada, tratando de exhortar a que documentaran su entrada a México de forma pacífica y ordenada”.

Lea más: Hondureños padecen amigdalitis, problemas respiratorios y de piel

Señaló que algunas de las personas que intentaron cruzar la frontera portaban armas de fuego y bombas molotov.

En el corto mensaje a medios, convocado de urgencia, el ministro rechazó y condenó “enérgicamente” el uso de la
violencia física o xenófoba.

“Es la antítesis de nuestra instituciones y nuestra vida democrática”, dijo.

Un migrante hondureño con piedras, durante los disturbios el domingo último en la frontera de Guatemala con México. (Foto Prensa Libre: AFP)

Navarrete reiteró que la “única vía” de ingreso al país es cumpliendo con las leyes migratorias.

Además, habló de la caravana de unas 7 mil personas que cruza estos días el sur de México tras entrar sin documentos al país.

Explicó que unas 300 personas ya se han adherido el plan lanzado este viernes por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, para dar empleo temporal y facilitar la condición de refugio.

Además, 422 migrantes centroamericanos solicitaron su repatriación y, durante su travesía, 1.895 migrantes han sido atendidos y solicitaron refugio.

Honduras reacciona

La Cancillería de Honduras pidió que se investigue la muerte de Henry Adalid Díaz Reyes y rechazó cualquier forma de criminalización contra los migrantes.

Según Honduras, van tres personas muertas desde que la primera caravana salió de su territorio. “A los hondureños que persisten en su objetivo de llegar a Estados Unidos, se les recuerda que deben respetar las leyes y la soberanía del país en tránsito”.

Por último, insistió a sus ciudadanos en que respeten las leyes migratorias de los países en tránsito porque estos ejercen su soberanía, bajo el mandato del derecho internacional.

Una primera caravana de migrantes, ahora formada por unos 7.000 personas, partió el 13 de octubre de San Pedro Sula (Honduras) con dirección a Estados Unidos y gran parte de ella marcha actualmente por México, tras pasar por Guatemala.

Mientras, esta segunda caravana, de unas 1.500 personas, está atravesando Guatemala dispersa en varios grupos que también tiene a Estados Unidos como destino final.

Un migrante hondureño pide asistencia durante los distubios en la frontera de Guatemala y Honduras. (Foto Prensa Libre: AFP)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha adoptado una postura muy dura, amenazando con enviar el Ejército a la frontera, y ha asegurado que recortará “sustancialmente” la ayuda económica que concede a Guatemala, Honduras y El Salvador como represalia por el avance de los migrantes, al tiempo que ha arremetido contra México por no
detenerla.

Contenido relacionado

> TSE ejercerá más control sobre los gastos de los partidos
> Retrasos elevan costos en la Franja Transversal del Norte
> Guatemala desconoce renovación de funciones en Cicig