Migrantes

Situación para migrantes hondureños se complica en frontera con México; hay tensión en Tecún Umán

Unos dos mil hondureños permanecen en la ciudad fronteriza entre Guatemala y México, donde las condiciones de vida se hacen más duras cada día.

Por Rolando Miranda y Andrea Orozco

Migrantes hondureños intentaron agredir a un supuesto estafador en Tecún Umán, frontera con México, un pastor evangélico intenta calmarlos. (Foto Prensa Libre: EFE)
Migrantes hondureños intentaron agredir a un supuesto estafador en Tecún Umán, frontera con México, un pastor evangélico intenta calmarlos. (Foto Prensa Libre: EFE)

Cientos de migrantes hondureños llegaron el sábado a Tecún Umán, San Marcos, para unirse al grupo que ha permanecido durante varios días en el parque central de esa ciudad fronteriza.

Los migrantes esperan cruzar la frontera entre Guatemala y México para continuar su camino hacia EE. UU.

La situación, sin embargo, se complica cada día más para los migrantes. Algunos se quedaron sin dinero y piden ayuda en las calles de Tecún Umán para poder alimentarse mientras esperan a que más hondureños lleguen para cruzar a México.

Según vecino de esa ciudad fronteriza, todos los días llegan más y más hondureños que se reúnen en el parque central y duermen a la intemperie.

Lea también: Nuevo grupo de hondureños arriba a Tecún Umán y pretende cruzar a México

Durante la noche de este sábado, un grupo grande de migrantes denunció a un supuesto traficante de personas que se llevaba a grupos pequeños hacia México, con la intención de entregarlos a autoridades migratorias.

El hecho causó tensión en el parque central de Tecún Umán, donde los hondureños se reunieron. El señalado fue entregado finalmente a la Policía Nacional Civil.





Morir en el intento

Algunos están en ese lugar desde la semana pasada y los niños que los acompañan se exponen a enfermedades debido a las condiciones antihigiénicas en las que permanecen.

Niños hondureños juegan en el parque de Ayutla, San Marcos. (Foto Prensa Libre: EFE)
Niños hondureños juegan en el parque de Ayutla, San Marcos. (Foto Prensa Libre: EFE)

La falta de albergues es notoria debido a que la Casa del Migrante, instalada en ese lugar para apoyar a las personas que viajan de forma ilegal hacia EE. UU. ya sobrepasó su capacidad.

Ademar Barilli, director de esa institución, indicó que es necesario que las autoridades de gobierno y del municipio se involucren.

“En cualquier Momento podemos cerrar las puertas de la casa del migrante porque hemos atendido a miles de personas y cada vez vienen más, y los vecinos ya se están cansado de ayudar, y de parte del gobierno no se ve apoyo para los migrantes”, indicó Barilli.

Lea también: Hondureños avanzan poco a poco en su paso por Guatemala

Julián Celaya, migrante hondureño, relató que desde hace cuatro días está con su esposa y sus tres hijos en Tecún Umán, para seguir con su objetivo, y no les importa dormir en la calle, comer cuando pueden, o morir en el intento de llegar a Estados Unidos.

“Nosotros estamos huyendo, porque fue obligatorio salir de nuestro país por problemas que teníamos con las pandillas, y ahora estamos dispuesto a seguir porque de ninguna manera regresamos a Honduras” aseguró Celaya.

Migrantes hondureños planifican la forma en que cruzarán la frontera con México. (Foto Prensa Libre: EFE)
Migrantes hondureños planifican la forma en que cruzarán la frontera con México. (Foto Prensa Libre: EFE)

Justo Mata, otro migrante, también contó que se quedó sin dinero y durante el tiempo que lleva en Tecún Umán ha tenido que pedir ayuda económica a los vecinos para comer al menos un tiempo de comida.

“Este día solo he comido una vez y tomo agua de la fuente del parque porque no tengo dinero para comprar alimentos, pero tengo fe que voy a llegar a territorio norteamericano y trabajar duro para sostener a mi familia que se ha quedado en Honduras”, dijo Mata.

Vecinos de Tecún Umán dicen que han colaborado con alimentos para los migrantes, pero ya no tienen fondos para esta labor social.

Contenido relacionado

> Qué pasó con Mario Castellanos, el niño hondureño que viajaba solo en la caravana de migrantes

> Agentes, cercas, barricadas y barreras: secretario de Defensa de EE. UU. aprueba blindar fronteras

> Unos 2,300 niños de la caravana de migrantes necesitan ayuda, dice Unicef