Política

Guatemala se abstuvo de votar sobre Nicaragua para evitar "injerencia"

La política del gobierno de Jimmy Morales hacia el conflicto que vive Nicaragua y que ha dejado más de 300 fallecidos y cientos de heridos es calificada como “errática, contradictoria” y con tintes de rechazo por la experiencia con la Comisión Internacional contra Impunidad (Cicig), según aseveran excancilleres guatemaltecos.

Por Francisco Mauricio Martínez

Más de 400 personas han muerto en las calles durante la represión del régimen de Ortega sobra la sociedad nicaragüense. (Foto Prensa LIbre: AFP)
Más de 400 personas han muerto en las calles durante la represión del régimen de Ortega sobra la sociedad nicaragüense. (Foto Prensa LIbre: AFP)

De acuerdo con Eduardo Stein, exvicepresidente de la  República y exministro de Relaciones Exteriores, es contradictorio que hace unos días el Gobierno haya declarado públicamente su rechazo a los actos de violencia en aquel país y pidiera un cese a la represión y ahora se haya abstenido de votar en favor de integrar un grupo de diálogo de la Organización de Estados Americanos (OEA), que podría ser el camino para resolver esas discrepancias.

“Es una incoherencia en el marco de que 20 gobiernos reiteraron su rechazo a la represión y la violencia en contra de la población civil y la intención de crear un grupo de trabajo”, subrayó el excanciller en relación a la decisión de la OEA, que el jueves pasado creó un grupo para Nicaragua con el fin de apoyar el diálogo nacional y contribuir a la "búsqueda de soluciones pacíficas y sostenibles”.

Guatemala fue uno de los ocho países que se abstuvieron de votar, junto con El Salvador, San Cristóbal, Surinam, Belice, Trinidad y Tobago, Haití y Barbados, mientras que Nicaragua, Venezuela, Bolivia y San Vicente y las Granadinas votaron en contra. 20 de los 34 que son miembros activos dieron su aval para integrar de dicho grupo.

Lea además: Médicos suspenderán consultas externas y atención en centros de Salud

Para Stein, esta posición es coherente con los argumentos oficiales de esta administración que ve a la Cicig una injerencia externa en los asuntos internos. “Según este gobierno estos países están metiendo las manos en la región, no solo en nuestro país, imponiendo una serie de políticas y el ejemplo más controvertido es el tema de la abierta fricción con el comisionado Iván Velásquez”.

Política errática

A criterio del excanciller Édgar Gutiérrez, la política respecto a Nicaragua ha sido errática, pues partió de un pronunciamiento oficial tardío en el que se pronunció sobre la situación interna de ese país, llamó al diálogo y la reflexión,  y “ahora dice que no hay que intervenir, si hubiera una política definida no iría en contra”.  

“Haberse abstenido no tiene ningún sentido cuando la moción fue aprobada y Guatemala quedó nuevamente en evidencia en temas polémicos con la minoría -igual en el caso del traslado de la embajada a Jerusalem- aislada y sin derecho a ejercer el liderazgo que históricamente tenía en la región centroamericana.

Según Gutiérrez, el asunto está relacionado con el caso de la Cicig, pues Daniel Ortega se pronunció críticamente desde el 2015 mediante “un comunicado grosero” en el que expresó que Guatemala era un país intervenido, comentarios similares que también emitió su esposa Rosario Murillo, quien dijo que la Cicig responde a los intereses de los Estados Unidos, entonces hay una afinidad contra los entes internacionales”, afirmó.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Daniel Ortega siendo presidente. (Foto Prensa Libre: AFP)
Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Daniel Ortega siendo presidente. (Foto Prensa Libre: AFP)

Le interesará leer: Familias de Panzós no pueden asegurar tres tiempos de comida

El excanciller Fernando Carrera consideró que fue un error haberse abstenido de votar, porque el pueblo nicaragüense vive una situación muy crítica y está pidiendo respeto hacia sus derechos y que se ponga un alto a la represión, por lo que es importante que exista una comisión de investigación.

La justificación de la Cancillería de que la comisión no resuelve nada no es correcta, porque es cierto que el grupo de trabajo no es la solución pero si es una expresión de buscar la solución y la  voluntad de  la comunidad internacional de encontrarle una solución al conflicto, expresó Carrera.

“En la práctica, la abstención favorece la posición de Daniel Ortega que pretende continuar reprimiendo al pueblo sin que haya una intervención de la comunidad internacional que proteja al pueblo”, indicó el excanciller





Por su parte la Cancillería de Guatemala, a través de un comunicado de prensa informó que apoya y seguirá apoyando las resoluciones adoptadas por la OEA sobre la situación en Nicaragua.

“En este caso, no consideramos que un grupo de trabajo aporte a una solución política definitiva y pacífica. Más aún cuando el país en cuestión, en este caso Nicaragua, ha rechazado la propuesta. Es por ello que nos abstuvimos del proyecto de resolución pues consideramos que hay que buscar espacios de diálogo con ese país y así buscar una salida sostenible a la crisis, sin injerencia externa”, reitera el comunicado.

Así también indica que el gobierno apoya la labor de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que ha realizado visitas a Nicaragua para investigar los sucesos e insta al gobierno de ese país a cumplir con las 15 recomendaciones formuladas; y a colaborar con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), al que se debe dejar cumplir su trabajo.

Contenido relacionado

> SAT ya no podrá acceder directamente a información bancaria de contribuyentes

> Baldetti se queja y no acepta atención del Hospital San Juan de Dios

> Congreso hizo contrataciones masivas durante receso legislativo