Martinelli llega a Guatemala en día clave por escándalo de corrupción

El expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli  (2009-2014), afirmó hoy en Guatemala, donde participó en una sesión del Parlamento Centroamericano (Parlacen), que va a “dar la cara”  frente a las acusaciones de corrupción en su contra, sobre las cuales la Corte Suprema de Justicia de Panamá decide hoy si admite o no una denuncia contra el exmandatario.

Voy a demostrar que Juan Carlos Varela es un perseguidor de mi persona dijo Martinelli. (Foto Prensa Libre: E. García)
Voy a demostrar que Juan Carlos Varela es un perseguidor de mi persona dijo Martinelli. (Foto Prensa Libre: E. García)

CIUDAD DE GUATEMALA – En una sesión extraordinaria en pleno, los magistrados del máximo tribunal panameño deben discutir un proyecto de fallo que determinará si el ex gobernante debe afrontar una investigación dentro de un caso de presunto peculado y corrupción en perjuicio de una entidad conocida como Programa de Ayuda Nacional.      

“Aquí lo que hay es una verdadera persecución política por parte del presidente Juan Carlos Varela, quien está violando todo el proceso sobre la reserva del sumario (del caso)”, dijo Martinelli hoy en Guatemala, al arribar en su calidad de diputado al Parlacen.

El expresidente panameño aseveró que las acusaciones en su contra son “totalmente irracionales e ilógicas”  y declaró: “no vengo a esconderme en ningún lugar. Voy a ir aquí (en Guatemala) a denunciarlo y en todos lados también y lo voy a probar“.

Martinelli es legislador del Parlacen desde el 1 de julio pasado, cuando dejó su cargo como presidente. En su campaña política para la presidencia declaró que el Parlacen es “una cueva de ladrones”, de lo cual se retractó en julio pasado, luego de su juramentación en este parlamento regional, cuyos diputados gozan de los mismos privilegio que tiene un diputado del congreso local, incluída inmunidad para ser proceso solo si la Corte Suprema de Justicia lo decide.

En declaraciones a la agencia AFP, Martinelli aseveró que teme ser asesinado por el gobierno de Varela, su antiguo aliado y sucesor.

“Si el señor Varela no logra fregarme (dañar), que no creo lo vaya a lograr porque no he hecho nada indebido (…), me va a tratar de matar“, declaró Martinelli  luego de participar como diputado en la primera plenaria del Parlacen.

“Ustedes no conocen a esa carita de yo no fui. Yo sí lo conozco porque fue vicepresidente mío, fue mi mejor amigo, fue mi aliado, fue mi socio, estuvimos juntos en las buenas y en las malas“, aseveró el expresidente panameño en alusión a Varela.

Varela, quien asumió su quinquenio presidencial el 1 de julio de 2014, ha emprendido varias acciones para investigar a exfuncionarios de la administración Martinelli por supuestos actos de corrupción y escuchas telefónicas ilegales.    

“Yo no me he cogido ningún fucking (puto) real”, aseguró el expresidente sobre los escándalos de corrupción, y anunció que iniciará una gira por Estados Unidos y Europa para denunciar la supuesta persecución por el gobierno de Varela.

Martinelli indicó que regresará a Panamá tras concluir la gira, sin precisar mayores detalles del periplo ni la fecha de su retorno a su país.

Esperan fallo

El trámite judicial en contra de Martinelli se da luego de que un excandidato presidencial independiente presentara el 7 de enero una denuncia contra Martinelli después de que un exdirector de ese programa lo involucrara en el caso por presunto peculado y corrupción en la contratación para la compra de comida deshidratada par las escuelas públicas. Se trata de un contrato por alrededor de US$45 millones.

Una fiscalía anticorrupción, a cargo del caso envió el 14 de enero a la corte el expediente en que se menciona a Martinelli.

Uno de los abogados del exgobernante, Sydney Sittón, acudió este miércoles ante la secretaría de la corte para exigir que se cumpla el debido proceso.

Consideró que antes de tomar una decisión, el máximo tribunal panameño debe consultar al Parlamento Centroamericano, al argumentar que su cliente ostenta inmunidad por ser miembro de ese órgano regional.       

Martinelli, un magnate de los supermercados y quien fue un estrecho aliado de Washington, impulsó multimillonarias obras de infraestructura pública que colocaron a Panamá en el país de más rápido crecimiento económico en Latinoamérica en los últimos años.

Sin embargo, su gestión se vio manchada por un torrente de denuncias de sobrecostos y pago de coimas en dichas obras, así como de intentos por trastocar el equilibrio de poderes y espiar a sus opositores.       

El partido de Martinelli perdió la elección presidencial en los comicios generales de mayo pasado.

Con información de EFE, AFP y AP