Política

Sala emplaza a la SAT para emitir papel de protocolo

La Sala Quinta de lo Contencioso Administrativo  resolvió el jueves último otorgar amparo provisional al Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (Cang), y le fija un plazo de cinco días a la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), para que emita, tenga en existencia y distribuya a nivel nacional el papel sellado especial para protocolo.

Por Byron Rolando Vásquez

El papel de protocolo empezó a escasear en septiembre del año pasado, pero actualmente no hay en existencia. (Foto Prensa Libre: Cortesía Minfin)
El papel de protocolo empezó a escasear en septiembre del año pasado, pero actualmente no hay en existencia. (Foto Prensa Libre: Cortesía Minfin)

Al mismo tiempo el tribunal de amparo emitió el apercibimiento de que al no cumplir con la resolución se certificará lo conducente a un juzgado penal por incumplimiento.

El abogado Ovidio Orellana, presentó la acción durante el fin de semana pasado, y argumentó que la SAT dejó de producir el papel sellado especial para protocolo, cuya falencia no solo afecta a los notarios sino también a la población en general que requiere de dicho papel para hacer algunas gestiones.

“Lo que se impugnó es que la SAT está incumpliendo con la fabricación, distribución y existencia del papel de protocolo, tomando en cuenta que es una obligación contemplada en la Ley del Timbres Fiscales y de Papel Sellado Especial para Protocolos”, dijo Orellana.





SAT admite falencias

Prensa Libre tuvo acceso al informe que presentó la SAT a la Sala constituida en tribunal de amparo, y en este admite que carece de capacidad para producir el papel sellado especial para protocolo y justifican que hay una readecuación presupuestaria que no les permite cumplir con su obligación para satisfacer la demanda.

También menciona la entidad recaudadora que desacuerdos entre el Ministerio de Finanzas Públicas y el Taller Nacional de Grabados en Acero, en cuanto a la producción debido a que no tienen la capacidad instalada para la elaboración de dos millones de hojas de papel sellado especial para protocolo, y que actualmente tienen una capacidad de producción de 50 mil semanales, por carecer de materia prima.