TSE va por reforma de sus reglamentos mientras políticos insisten en promoción de imagen

El TSE espera presentar a finales de agosto cambios a los reglamentos electorales ante la imposibilidad de reformas a la ley electoral.

Publicado el
proselitismo
Muchos partidos políticos han activado recientemente sus programas de afiliación, como parte del ejercicio proselitista previo a las Elecciones Generales. (Foto Prensa Libre: María René Barrientos)

Falta menos de un año para las elecciones del 2023, pero desde ya navegar por las redes sociales es encontrarse con la imagen de algún excandidato o político, que probablemente competirá por un cargo de elección popular.

Aunque desde hace más de dos años el Congreso conoce propuestas para reformar la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), es poco probable que a cinco meses de la convocatoria a elecciones se concreten cambios.

Los comicios generales del 2023 se desarrollarían con una ley electoral que ante los ojos de expertos requiere cambios, pero posiblemente por la falta de acuerdos políticos en el Legislativo, falta de voluntad o una mezcla de ambos no ha sido posible.

La LEPP no define con certeza que es “campaña anticipada”, afirman analistas, quienes ven como esa incertidumbre está siendo aprovechada por algunos políticos que se escudan en eventos para disfrazar una posible campana anticipada.

“Es una táctica desesperada de algunos para darse a conocer, junto a un aprovechamiento de los partidos tradicionales para romper la prohibición sana (campaña anticipada), esta es una reforma de fondo que necesita la LEPP”, señala Francisco Quezada, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien).

Por esta y otras razones, el Pleno de magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) está analizando modificar algunos aspectos de los reglamentos para la aplicación de la LEPP, que ayuden a generar un proceso de elecciones 2023 ordenado y sin contratiempos.

Propuestas para agosto

Rafael Rojas, presidente del TSE, explicó que ya han avanzado en algunos eventuales cambios a los reglamentos, mismos que serán presentados a finales de agosto.

“En relación a la Unidad de Control y Fiscalización estamos dando audiencia para el pronunciamiento de las partes de los procesos de auditoria, reconocemos el derecho de defensa y el debido proceso, también ampliamos los plazos, resulta que el reglamento fijaba dos días y era imposible cumplirlo, de dos pasamos a cinco y de cinco a 10 días, no se extiende demasiado pero al hacerlo impedimos que nos pidan ampliaciones”, explicó Rojas.

Otro tema clave para el presidente del TSE es fomentar la participación del voto en el extranjero, por eso plantean facilitarle al migrante la forma de votar en la elección presidencial.

“En el voto en el extranjero estamos viendo la posibilidad de incorporar el padrón universal, esto significa que la persona se puede empadronar en Atlanta y que para el día de la votación este en otro Estado, esa persona no tendría que moverse a Atlanta para poder votar”, refirió el presidente.

Aún están pendientes análisis relacionados a la Unidad de Medios de Comunicación, pero las propuestas en conjunto se espera sean presentadas en las próximas semanas para ayudar a “ordenar” el futuro evento de elecciones.

Lea también: ¿Quiénes son los responsables de retrasar las reformas a la ley electoral y cómo beneficia esto a los políticos?

Vigilancia y control

Analistas destacan que aunque la intención del TSE es buena, modificar un reglamento no se compara a una reforma legal y la misma no resolverá los grandes problemas de fondo, como los parámetros que definen la campaña anticipada.

“El uso de ciertos conceptos es delicado pero es parte de los vacíos por no haber reformado la LEPP, hay demasiada discrecionalidad sobre la Unidad de Medios y Estudios de Opinión para que el TSE diga que es y que no es campaña anticipada”, refirió Jahir Dabroy, de la Asociación en Investigación y Estudios Sociales (Asies).

Desde ya cualquier evento en que figuren excandidatos o políticos es un claro intento de campaña anticipada, eso según la visión de Jorge Wong, politólogo independiente, quien destaca que el TSE tiene una tarea titánica para evitar esos eventos.

“Un año antes candidatos comienzan a perfilarse desde ya, acá el TSE tiene que estar monitoreando las situaciones de los eventuales candidatos y amonestarlos si es necesario, aún no estamos en el momento para este tipo de situaciones como campaña”, señaló.

Actualmente el TSE se encuentra vigilando cualquier evento público o en redes sociales, pero hasta ahora no han detectado un caso en concreto que pueda ser etiquetado como campaña anticipada, explicó Rojas.

“No puede ser campaña anticipada si son actividades para dar a conocer la filosofía del partido o temas de afiliaciones y formación, ellos están cercanos a celebrar sus asambleas y tienen que tener acercamiento con la población que no constituye una campaña anticipada, igual la Unidad de Monitoreo vigila y debe haber alguna detección se entrara a analizar”.

Los analistas destacan que aunque el Congreso falló en su conjunto para impulsar una reforma a la LEPP aún hay algunos diputados, como el presidente de la Comisión de Asuntos Electorales, que buscan concretar cambios, pero por las fechas es algo poco probable.

La gran responsabilidad recae ahora en un TSE que aseguran tiene que tener claro que un reglamento no es superior a la ley, por lo que cualquier cambio que deseen impulsar como Pleno tiene que tener como parámetro las reglas vigentes en la ley electoral.