1976: el resumen trágico del Terremoto

El 9 de marzo de 1976 el gobierno daba a conocer las cifras oficiales más recientes de muertos y heridos por el Terremoto del 4 de febrero de 1976.

Titular de Prensa Libre del 10 de marzo de 1976. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 10 de marzo de 1976. (Foto: Hemeroteca PL)

Veintitrés mil muertos, 76 mil heridos, entre ellos 55 mil enyesados y 6 mil graves, nueve hospitales y 80 centros y puestos de salud totalmente destruidos, dejó el terremoto, según indicaba la nota periodística del día 10 de marzo.

Adema?s el nu?mero de consultas por enfermedad que suman un total de 2 millones 386 mil 371 en todo el pai?s, se han acrecentado diariamente.

Esos datos dio a conocer el ministro de salud, doctor Julio Castillo Sinibaldi, en conferencia de prensa en la sede de los servicios de salud, con asistencia del viceministra de salud pu?blica, doctor Arturo Roberto Iturbide Collino, del doctor Eusebio del Cid Peralta, director general de servicios de salud y otros funcionarios.

En su informe, el doctor Castillo Sinibaldi, auxiliado con slides a colores, hizo una amplia exposicio?n de los planes de trabajo que habi?a preparado el ministerio a su cargo, antes del terremoto y despue?s de la cata?strofe y que hoy ma?s que nunca se trabaja bajo el lema «salud integral para todos, curacio?n y prevencio?n».

Agrego? el ministro Castillo Sinibaldi, que agradeci?a a los 10 mil empleados del ministerio por su labor preventiva y curativa, asi? como a me?dicos y personal parame?dico voluntario, tanto nacionales como extranjeros, la abnegacio?n, carin?o y desvelos puestos de manifiesto en las actuales emergencias.

El plan de trabajo después del día 4 de febrero, lo sintetizó el ministerio en labor de prevención, alimentación y nutrición, saneamiento y organización de servicios médicos y señaló que el ministerio se ha trazado planes de trabajo, sobre problemas fundamentales como vivienda, vías de comunicación y salud.

Nota periodística del 10 de marzo de 1976 donde se daban a conocer las más recientes cifras de víctimas del Terremoto de ese año. (Foto: Hemeroteca PL)
Comisiones de estudio del ministerio determinaron que 39 mil kilómetros del país es el área afectada, poblada por 3 millones de habitantes. El plan nacional de salud antes del terremoto, coincide en proyectos de construccio?n de puestos y centros de salud en a?reas afectadas. Para colaborar en varios servicios de salud, el ministerio aumento? su personal en nu?mero de trescientas personas, entre me?dicos y enfermeras.

En actividades de reconstruccio?n el ministerio esta? habilitando con doscientas camas el hospital de Antigua Guatemala, en el rancho Nimajay y en la capital otro con 400 camas, en el hospital de la zona 18, que estaba funcionando para enfermos mentales.

Se han construido al momento en labor de saneamiento, 5.000 letrinas; se han instalado bombas manuales para proveer de agua potable a varias comunidades del pai?s, y se trabaja en la rehabilitacio?n de acueductos y de purificacio?n de aguas.

En varios lugares del pai?s se ha colocado la siguiente leyenda: «Hermanos del mundo, los chapines agradecemos su ayuda» con los ro?tulos que el ministerio ha puesto en varios lugares, donde la ayuda internacional se ha sentido en estos di?as.

En su informe, el doctor Castillo Sinibaldi dijo que gracias a la planificacio?n de trabajo en labor de vacunacio?n antes del terremoto, miles de personas ya estaban vacunadas y por ello no hay epidemias que lamentar.

La emergencia del Terremoto hizo colapsar los servicios hospitalarios. Foto del Hospital General San Juan de Dios el 5 de febrero de 1976. (Foto: Hemeroteca PL)
Para los 55,000 enyesados, como los traumato?logos del pai?s no se alcanzan, vendra?n dos de diferentes pai?ses cada semana, a trabajar al hospital Roosevelt a a centros rurales, para atenderlos debidamente. Respecto al caso de 150 paraple?jicos con motivo del terremoto, esta?n siendo atendidos en el centro de rehabilitacio?n.

Se reportaron seis enfermeras muertas en la reciente catástrofe y muchas enfermeras auxiliares que perdieron sus viviendas, ya se han organizado en comité de emergenia que solicita préstamo de reconstrucción.

Para evitar la saturación de enfermos en la capital, los nuevos hospitales de Cuilapa y de Chiquimula, se están equipando para que funcionen a la brevedad posible y para que los servicios de salud pública vuelvan a la normalidad en que funcionaban antes del terremoto, señaló el doctor Castillo Sinibaldi que se necesitan 70 millones de quetzales.