Bill Gates y el esfuerzo que anuncia para frenar el coronavirus en el mundo y prevenir pandemias

El magnate estadounidense Bill Gates reveló la millonaria suma que invertirá para apoyar la vacunación mundial y reflexionó sobre cómo abordar pandemias futuras.

Publicado el
Bill Gates
Bill Gates dice que su fundación trabaja para crear un mundo sin pandemias. (Foto Prensa Libre: AFP)

El empresario estadounidense y fundador de Microsoft, Bill Gates, ha demostrado su interés por el cese del covid-19 y constantemente ha publicado sobre el tema.

El martes 18 de enero el magnate estadounidense utilizó su blog GatesNotes para compartir una reflexión sobre la variantes ómicron del coronavirus y cómo su fundación, con el apoyo de la ciencia y tecnología, está trabajando para crear un mundo sin pandemias.

“Es notable y aterrador lo rápido que Ómicron se ha convertido en la causa principal de covid-19 en muchos países. En solo siete semanas, ha llevado a un número récord de casos y hospitalizaciones en todo el mundo. Sigo siendo optimista de que la pandemia pueda llegar a su fin en algún momento de 2022, pero primero tenemos que lidiar con un virus que se está propagando más rápido que cualquier otro en la historia”, escribió Gates.

“El aumento de Ómicron ha sido un desafortunado recordatorio de que la única forma de eliminar la amenaza de covid-19 en algún lugar es eliminarlo en todas partes. Mientras el virus continúe circulando a un alto nivel en algunas partes del mundo, siempre estaremos en riesgo de otra variante devastadora. Las innovaciones revolucionarias, incluidas las vacunas y los nuevos antivirales, salvarán vidas, pero no acelerarán realmente el final de la pandemia hasta que estén al alcance de todos”, agregó en su publicación el empresario estadounidense.

Cuál es el aporte de Bill Gates

El magnate estadounidense reveló que su fundación está renovando su inversión en la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés) y que su nuevo compromiso incluye una inversión de US$150 millones para frenar el covid-19, así como desarrollar vacunas que evitarían pandemias futuras.

“Nuestra fundación ayudó a crear CEPI en 2017, para acelerar el trabajo en vacunas contra nuevas enfermedades infecciosas y asegurarse de que esas vacunas lleguen a las personas en los países más pobres. La organización ha desempeñado un papel invaluable en la pandemia de covid-19 como uno de los líderes de COVAX, el esfuerzo global para llevar vacunas a países de bajos y medianos ingresos”, indicó Gates.

Lea también: Bill Gates vuelve a hablar de la variante Ómicron y proyecta qué pasará con el covid-19

El fundador de Microsoft dijo también que uno de los esfuerzos de CEPI es financiar las vacunas de ARN mensajero (ARNm).

“El apoyo de CEPI para la investigación de vacunas de ARNm es anterior a covid-19, que es una de las razones por las que el enfoque fue exitoso. El trabajo preliminar se había establecido años antes con inversiones de gobiernos, compañías farmacéuticas y (más recientemente) CEPI. Y el progreso que han apoyado seguirá dando sus frutos mucho después de que termine la pandemia de covid. La plataforma de ARNm ya se está utilizando para probar nuevas vacunas contra la tuberculosis y la malaria. Los científicos están trabajando arduamente para formular vacunas de próxima generación que no requieran tantas dosis y que no necesiten mantenerse congeladas”, citó el magnate estadounidense.

“Lo emocionante de estas nuevas tecnologías es que no solo nos protegerían de futuras epidemias. También nos ayudarían a desarrollar vacunas para las amenazas existentes para la salud de cientos de millones de personas en todo el mundo, incluidos el VIH, la malaria y la tuberculosis”, agregó Gates.

“En total, CEPI ha invertido en 14 vacunas candidatas contra el covid y continúa trabajando en variantes preocupantes y desarrollando vacunas de próxima generación que podrían proteger contra todos los coronavirus. También se está centrando en otras seis enfermedades con potencial epidémico”, dijo el magnate estadounidense.

Gates también dijo que CEPI trabajará para minimizar los obstáculos regulatorios que retrasan aún más el despliegue de vacunas y financiará estudios para evaluar estas vacunas recientemente desarrolladas y construir reservas de vacunas antes de que comiencen las epidemias, para que los países puedan pasar rápidamente a los ensayos completos de eficacia de la vacuna y al despliegue de emergencia durante un brote.

El empresario estadounidense recalcó que crear nuevas vacunas no es suficiente porque se debe de asegurar de que todos los que puedan beneficiarse de las vacunas tengan acceso a ellas, y ahí es donde el mundo ha fallado colectivamente en su respuesta al covid.

“Si bien el año pasado se distribuyeron al menos 9 mil millones de dosis, menos del 1% se destinó a personas en países de bajos ingresos. No tiene sentido que tantas personas con menor riesgo de infección en los países más ricos se vacunaran antes de llegar a las personas más vulnerables, incluidos los ancianos, las personas con afecciones médicas subyacentes y los trabajadores de la salud”, agregó Gates.

El trabajo colectivo

El creador de Microsoft advirtió que está complacido de ver el trabajo de CEPI en marcha, pero considera importante que todos entiendan que ese esfuerzo es solo el primer paso para prepararnos para la próxima epidemia y que hay mucho más trabajo por hacer.

“Necesitamos un sistema global de alerta y respuesta para los brotes. Comienza con el fortalecimiento de los sistemas de salud locales en los países pobres, que han sido los más afectados durante las epidemias recientes. Los miles de clínicas de salud remotas en todo el mundo serán la columna vertebral de nuestro esfuerzo global para vencer futuras epidemias. Deben tener trabajadores de la salud capacitados que puedan brindar atención primaria de salud, entregar vacunas y monitorear la salud de sus comunidades”, añadió Gates.

Además: Bill Gates: Estas son las nuevas predicciones del fundador de Microsoft sobre el final de la pandemia de covid-19

El empresario estadounidense enfatizó que se debe de tener un mejor sistema de vigilancia de enfermedades, que incluya una base de datos global para que los países puedan compartir información sobre los casos. Además, dijo que se necesita personal médico capacitado listo para montar una respuesta rápida a un brote.

“Por último, debemos continuar invirtiendo en investigación en salud para desarrollar no solo vacunas, sino también nuevos medicamentos y pruebas de diagnóstico que fortalecerán nuestra capacidad para responder de manera rápida y efectiva a la próxima epidemia”, agregó el fundador de Microsoft.

“Aun así, nunca sabremos exactamente cuándo surgirá un nuevo brote de enfermedad. Podría llegar mañana, el próximo mes, la próxima década o el próximo siglo. Pero esa incertidumbre no debería ser una excusa para la inacción. Espero que este anuncio marque el primero de muchos pasos que tomará el mundo para prepararse para la próxima epidemia. Todos nuestros futuros dependen de ello”, concluyó el magnate estadounidense.