China registra tercer día sin contagio local de coronavirus pero se enfrenta a los extranjeros

China anunció este sábado que, por tercer día consecutivo, no tiene casos de contagio local de coronavirus, pero por el contrario registra nuevos casos de infecciones originadas en el extranjero.

Los servicios médicos de Wuhan se enfrentan ahora, en la atención de infectados de coronavirus que llegaron del extranjero. (Foto Prensa Libre: AFP).
Los servicios médicos de Wuhan se enfrentan ahora, en la atención de infectados de coronavirus que llegaron del extranjero. (Foto Prensa Libre: AFP).

La tasa de infección se ha desacelerado durante semanas en China, mientras que el resto del mundo intensifica las medidas para tratar de combatir la pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elogió el viernes último el éxito de China en el control del brote en la ciudad de Wuhan, donde el virus fue identificado por primera vez a fines del año pasado.

“Wuhan brinda esperanza para el resto del mundo de que incluso la situación más severa puede ser cambiada”, dijo el secretario general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una videoconferencia de prensa en Ginebra.

 

Unos 56 millones de personas en Wuhan y la provincia de Hubei fueron sometidas a una gigantesca cuarentena forzada en enero, aunque las autoridades locales comenzaron a disminuir progresivamente las restricciones a medida que los casos han disminuido.

Se enfrentan a casos del extranjero

Sin embargo, China ha intensificado los controles para hacer frente a las infecciones traídas de otros países, con otros 41 casos reportados el sábado, la cifra diaria más elevada hasta la fecha.

En las últimas 24 horas el gigante asiático registró los llamados casos “importados”, descubiertos en viajeros que llegan a China desde otros focos mundiales de la pandemia, una cifra que, aún siendo baja, pero es la mayor contabilizada hasta la fecha.

En total, 269 casos han sido traídos a China desde el extranjero. Pekín y otras regiones obligan a los arribos internacionales a someterse a una cuarentena de 14 días.

Pekín teme que, una vez que ya no hay nuevos contagios locales, la gente que regresa pueda prender la mecha de una segunda oleada de transmisión por lo que prácticamente todas las grandes ciudades y provincias han endurecido las cuarentenas a todos los que llegan al país.

Este sábado fue la provincia meridional de Cantón la que anunció que todos quienes procedan del exterior tendrán que someterse a una cuarentena obligatoria en un centro habilitado y, solo en algunas excepciones, en su propia casa.

Pekín endureció el pasado jueves las restricciones y ni siquiera permite ya a las personas que viven solas realizar el confinamiento en su domicilio obligándolas a aislarse en un hotel, en el que deben correr con los gastos de estancia y manutención.

La capital financiera del país, Shanghái, y otras grandes ciudades aplican medidas similares, que todos los que regresan a China, entre ellos varios españoles, están afrontando estoicamente pese a los inconvenientes que supone.

Casos llegan de EE. UU., Italia, y otros

Pekín y Shanghái fueron precisamente las ciudades que registraron un mayor número de casos “importados”, con 14 la primera y nueve la segunda.

De los que llegaron a la capital, siete lo hicieron desde el Reino Unido y el resto desde Estados Unidos, España, Francia, Italia y Holanda. Cinco de los que aterrizaron en Pekín eran estudiantes chinos, mientras que en Shanghái cinco de los nueve eran también universitarios llegados del Reino Unido, Francia y Suiza.

Cantón sumó otros siete contagiados, además de cuatro en Fujian (sureste), dos en Zheijang (este), Shandong (noreste) y Shaanxi (noroeste) y uno en Sichuan (suroeste). Hasta la medianoche del viernes, China contabilizó otras siete muertes, todas ellas en la provincia de Hubei, y todas menos una en su capital, Wuhan, foco de la pandemia, según los datos de la Comisión Nacional de Salud.

El número de casos graves en el país se redujo en 173 mientras que 590 pacientes fueron dadas de alta de los hospitales, indicó la comisión, que informó de que se detectaron otros 36 nuevos casos sospechosos de haber contraído el virus.

El total de casos confirmados en todo el país se eleva así a 81 mil 008 y el de muertos a 3 mil 255, mientras que 71 mil 740 pacientes han sido dados de alta desde el comienzo del brote.

Desde mediados de diciembre, mes en que las autoridades han situado hasta ahora el comienzo de los contagios, se ha vigilado a 685.866 contactos cercanos de los contagiados, de los que 9.371 permanecen aún en observación médica.

Prevenir repunte

El portavoz de la Comisión Nacional de Salud, Mi Feng, señaló este sábado que, desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la epidemia como una pandemia mundial el pasado 11 de marzo, el número de casos importados en China aumentó desde 85 hasta los 269 actuales.

Destacó que eso supone un incremento del 216 por ciento, lo que supera ampliamente al “aumento del 98 por ciento de los casos confirmados en el mundo en el mismo período”. “China debe prevenir de manera estricta la importación del virus desde el exterior y un repunte de los casos”, recalcó Mi.

El tercer día consecutivo sin nuevos casos locales ha llevado a relajar algunas restricciones al movimiento y al comercio, incluso en el epicentro de Wuhan, que permanece en cuarentena desde el pasado 23 de enero.
Las tiendas de los complejos residenciales de la ciudad que no tengan casos podrán reanudar su actividad, según la agencia oficial Xinhua.

Se trata todavía de una relajación muy tenue de las estrictas restricciones que imperan en la urbe donde comenzó todo, que continuará cerrada a cal y canto hasta que no pasen 14 días consecutivos sin nuevos contagios, según los expertos.

Al mismo tiempo, el ministerio de Aviación Civil adelantó esta semana que limitaría el número de pasajeros en los vuelos internacionales entrantes.

En la actualidad se han registrado más de 81 mil casos en China, aunque según la Comisión Nacional de Salud solo 6 mil 013 pacientes todavía mostraban síntomas de la enfermedad.

El número de decesos también se ha reducido de manera drástica, con siete muertes reportadas este sábado, todas en la provincia de Hubei.

A medida que la crisis pasó de Asia a Europa, el número de muertes de China, ahora en 3 mil 255, fue superado esta semana por Italia, donde más de 4 mil  personas ya han fallecido.

El brote ha infectado a más de 250 mil personas en el mundo con más de 11 mil  muertes.