Ciudad española de Sevilla suspende las procesiones de Semana Santa por el coronavirus

Las regiones de León y Castilla también adoptaron medidas similares como medida para contener la expansión del covid-19

Con el objetivo de prevenir la expansión del nuevo coronavirus, las autoridades de la ciudad española de Sevilla -sur-, así como de León y Castilla -centro-norte-, decidieron este sábado 14 de marzo suspender las procesiones de la Semana Santa, un importante evento religioso y turístico a escala internacional.

“Consideramos que hay motivos de salud pública suficientemente justificados para suspender los desfiles procesionales en la vía pública de las hermandades y cofradías de Sevilla en la Semana Santa 2020. Es nuestra obligación y la de todos los ciudadanos cooperar”, señala un comunicado del Ayuntamiento.

La decisión la tomó el Ayuntamiento de la ciudad, el Arzobispado de Sevilla y el Consejo de Hermandades y Cofradías, ante la “presunción razonable de que las medidas sanitarias de prevención” y tendrán una vigencia durante “un periodo de tiempo más amplio”, añade la nota.

Expresa el “pesar por las consecuencias de carácter religioso, emocional y económico que para muchas personas tiene esta situación”, pero apela “a la salud pública” al adoptar esta medida.

“La salud pública y el interés general están en juego”, añadió el comunicado, que calificó de “dolorosa” una decisión que frustra meses de preparativos. La anterior suspensión de la Semana Santa sevillana se remonta al año 1933.

Así, entre el Domingo de Ramos -5 de abril- y el de Resurrección -12 de abril- no podrán salir a la calle en procesión las más de 50 cofradías católicas de la ciudad.

Minutos después se anunció la suspensión de los eventos de la Semana Santa en la región de Castilla y León y se esperan cancelaciones similares en las próximas horas.

El anuncio de Sevilla llega después del aplazamiento de otro festejo español de fama internacional que atrae a turistas de todo el mundo, las Fallas de Valencia -este-, que podrían celebrarse en julio si las circunstancias lo permiten.

La suspensión de las procesiones se suma a una larga lista de cierres anunciados en los últimos días en España, donde el Gobierno se dispone a aplicar este sábado el estado de alarma para contener el avance del nuevo coronavirus.

A lo largo y ancho del país han cerrado museos y teatros e incluso se están aplicando confinamientos en municipios de Cataluña y de la costa de Murcia -sureste-.

España es el segundo país de Europa más afectado por esta pandemia, por detrás de Italia, con un balance de cinco mil 753 contagios y 136 muertos, según el último balance de las autoridades sanitarias difundido el sábado.