La plata es más efectiva que el plomo: Así opera la nueva generación de narcotraficantes colombianos

Luego de tres generaciones de narcotraficantes colombianos surgió una nueva que ha sido llamada “los Invisibles”, debido a que las tácticas que implementan les permiten operar sin dejar rastro.

La producción de cocaína colombiana es dirigida a mercados donde los narcotraficantes obtienen mayor beneficio, como Europa, China y Australia. (Foto HemerotecaPL)
La producción de cocaína colombiana es dirigida a mercados donde los narcotraficantes obtienen mayor beneficio, como Europa, China y Australia. (Foto HemerotecaPL)

Una investigación coordinada por la Fundación InSight Crime y la Facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, en Colombia, reveló la nueva forma de operar de los grupos de narcotraficantes en ese país.


El resultado del estudio reveló que, por ejemplo, la producción de cocaína ha llegado a niveles récord, y que debido a las políticas antinarcóticas implementadas por Estados Unidos los capos han cedido ese mercado a los cárteles mexicanos.

Aunque es en EE. UU. donde se cree que existe la mayor demanda de cocaína, los narcos colombianos han puesto sus ojos en Europa, donde un kilo del estupefaciente es comercializado por unos US$35 mil –unos Q259 mil–, a diferencia de los US$20 mil –Q148 mil–  que paga el mercado norteamericano.

China y Australia también son mercados de interés para la nueva generación de narcos colombianos, donde llegan a obtener entre US$50 mil y US$100 mil, respectivamente; además, sin exponerse a los riesgos que ahora enfrentan al enviar la mercadería ilícita hacia EE. UU.


La investigación también revela que los nuevos capos casi han perfeccionado su capacidad para legalizar el dinero sucio, mediante inversiones en diversos sectores de la economía colombiana.

El manejo de las armas era una de las principales características de los anteriores capos, pero ahora han sido sustituidas por herramientas tecnológicas como “teléfonos móviles encriptados, una variada cartera de negocios establecidos legalmente y un íntimo conocimiento de las finanzas mundiales”, detalla InSight Crime.

El modo de vida de esa nueva generación de narcotraficantes también ha tenido cambios, según el estudio, pues a diferencia de las lujosas mansiones en las que anteriormente vivían, ahora han optado por residencias ubicadas en sectores de clase media y tienen un aspecto de “hombre de negocios respetable”.

Mientras los gobiernos colombianos y estadounidenses unieron fuerzas para desmantelar las organizaciones criminales dedicadas al tráfico de drogas, los capos comenzaron a implementar otras tácticas.

Los capos aprendieron que la violencia es contraproducente para el negocio y que desde el anonimato es mucho “más efectiva la plata que el plomo”, según detalla la investigación.

Lea el informe completo

Contenido relacionado

>”Mi profesión es ser hijo de Pablo Escobar: Este es el relato del hijo del narcotraficante más conocido de la historia

>Las confesiones del Chapo: “Tengo una flota de submarinos, aviones, camionetas y barcos”

>Esto es lo que se sabe de la nueva temporada de Narcos, la exitosa serie de Netflix