Despiden a médicos por apoyar a heridos y protestas en Nicaragua

Al menos una docena de médicos y enfermeras de un hospital público de Nicaragua fueron despedidos este viernes por atender a manifestantes heridos y apoyar las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, informó una fuente médica.

Estudiantes enmascarados participan en una vigilia para conmemorar los 100 días de protestas contra el gobierno de Ortega. (AFP)
Estudiantes enmascarados participan en una vigilia para conmemorar los 100 días de protestas contra el gobierno de Ortega. (AFP)

Los funcionarios fueron despedidos del hospital Oscar Danilo Rosales (Heodra) del Ministerio de Salud de la noroccidental ciudad de León, “sin ninguna justificación legal”, denunciaron los propios afectados.


Los despidos se dieron porque “dicen que hemos sido personas que hemos estado en solidaridad y apoyo a la lucha del pueblo”, dijo el jefe del departamento de cirugía y endoscopía del hospital, Javier Pastora.
Pastora, quien lleva 33 años trabajando para el sistema público de salud de Nicaragua, dijo que entre los despedidos hay al menos ocho médicos especialistas, tres enfermeras y un técnico laboratorista.
“Estaba en una cirugía cuando llegaron a decirme de recursos humanos que me fuera a dirección porque estaba despedido”, dijo uno de los afectados, el cirujano oncólogo Aarón Delgado.
Es un despido “arbitrario, no hay una justificación”, protestó el pediatra Edgar Zúñiga, también cesado de sus funciones. Subrayó que les han despedido sólo “por pensar diferente, (por decir) que en Nicaragua necesitamos democracia, libertad, que cese la represión y los muertos y se dialogue”.
Un nicaragüense enmascarado participa en una vigilia para conmemorar los 100 días de protestas contra el gobierno de Ortega. (AFP)

Estudiantes enmascarados participan en una vigilia para conmemorar los 100 días de protestas contra el gobierno de Ortega. (AFP)

Los galenos y pobladores de León protestaron frente al hospital para exigir el reintegro de los trabajadores.
León, un tradicional bastión sandinista, fue golpeado varias veces por violentas incursiones de antimotines y paramilitares durante las protestas antigubernamentales que comenzaron el pasado 18 de abril.
Según grupos humanitarios, la represión en el marco de la crisis reinante deja ya más de 300 muertos y más de 2 mil heridos, muchos de los cuales fueron atendidos por médicos voluntarios fuera de los centros hospitalarios ya que el Gobierno ordenó supuestamente cerrar las puertas a los opositores que precisaban asistencia.

CIDH denuncia tercera fase de represión “más cruda” 

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão, denunció la existencia de una “tercera fase” de represión en Nicaragua con un carácter “más crudo”, consistente en el uso de las instituciones para criminalizar a los manifestantes.

Policías patrullan en el barrio Sandino, en el municipio de Jinotega, Nicaragua. (EFE)

Fases de represión

En una conferencia de prensa en la sede de la CIDH, en Washington, Abrão explicó que en la “primera fase”, que duró hasta mediados de junio, hubo una “represión tradicional con el uso desmedido de la fuerza de la policía directamente contra los manifestantes”.
La “segunda fase”, según Abrão, engloba la llamada “Operación Limpieza”, que puso en marcha el Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, con el objetivo de eliminar barricadas en feudos opositores, pero que se convirtió en ataques de paramilitares y policías contra la población civil.
“Estamos ahora en un tercer momento de la represión en ese país”, aseguró Abrão, que ha detectado un “proceso de criminalización de los manifestantes”, tras la reciente aprobación en el Parlamento nicaragüense de una ley antiterrorismo, que, de acuerdo a la ONU, podría usarse para perseguir las protestas pacíficas.

Estudiantes de la UAM realizan un homenaje a su compañera brasileña Rayneia Gabrielle Lima, víctima de la violencia paramilitar.(EFE)

Por si se lo perdió: gobierno de Nicaragua ejecuta “Operación Limpieza” en León

“Ha habido -agregó- un proceso de transformación de la represión más cruda, más explícita, un proceso de represión burocrática, utilizando la propia institucionalidad, el sistema de justicia para detener a las personas, promover acciones y procesos judiciales en su contra”.


En esa tercera etapa de represión, Abrão incluyó las denuncias de “secuestros” que ha recibido la CIDH sobre ciudadanos que son detenidos en su casas y descubren que están siendo procesados penalmente cuando llegan a dependencias policiales.
A pesar de esta evolución, Abrão precisó que aún no es posible identificar una “tendencia” y apuntó que la CIDH ha pedido al Estado nicaragüense copias de los expedientes judiciales que se están usando para procesar a los manifestantes para ver si se está usando la nueva ley antiterrorista.

Crisis sociopolítica más sangrienta

Nicaragua cumplió ayer cien días de su crisis sociopolítica más sangrienta desde los años 80, con Ortega también como presidente.


Las protestas, que comenzaron el 18 de abril, han dejado 448 muertos, 2 mil 830 heridos y 595 desaparecidos, según cifras ofrecidas ayer por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).
La CIDH reportó el miércoles la muerte de 295 personas, una cifra inferior a la de la ANPDH, porque la Comisión debe seguir una metodología diferente como organización internacional, dijo Abrão.
No obstante, apuntó que la cifra puede ser “más alta” y avanzó que la semana próxima la CIDH actualizará sus cifras con la publicación de un nuevo informe del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) que apoya el diálogo nacional mediado por la Iglesia Católica. 

Capturan a sospechoso de muerte de estudiante brasileña 

La Policía de Nicaragua informó que capturó a un hombre sospechoso de ser el autor de la muerte de la estudiante brasileña Raynéia Lima, un caso atribuido a las fuerzas paramilitares que persiguen a los manifestantes contra el gobierno, informó una fuente oficial.

Estudiantes de Universidad Americana (UAM) realizan un homenaje a su compañera brasileña Rayneia Gabrielle Lima, víctima de la violencia paramilitar.(EFE)

“Fue capturado Pierson Gutiérrez Solís, de 42 años de edad, presunto autor de los disparos que privaron de la vida a la ciudadana Raynéia Gabriela da Costa Lima Rocha, a quien le fue ocupada arma de fuego tipo carabina M”, dijo la policía en una breve nota de prensa.

Señaló que las evidencias contra el detenido “serán remitidas a la orden de las autoridades competentes”, sin precisar quién es el detenido y las pruebas que lo vinculan con la muerte de la brasileña de 32 años, quien según el examen forense fue herida mortalmente por disparo que le alcanzó el tórax y el abdomen.
La policía anunció la captura luego de que el canciller brasileño, Aloysio Nunes, considerara “extremadamente insuficientes” las informaciones entregadas por Nicaragua sobre la muerte a tiros de la estudiante brasileña.
“¿Quién fue? ¿Cuál fue el calibre del arma? ¿En qué circunstancias ocurrió? No ha habido hasta ahora un esclarecimiento de ese episodio y vamos a insistir, porque nos parece un asunto absolutamente inaceptable”, cuestionó el canciller.
Lima, quien cursaba en Nicaragua el último año de medicina, fue baleada cuando se dirigía en vehículo a su residencia en el suroeste de Managua, hacia la medianoche del lunes último, dijo el rector de la Universidad Americana (UAM), Ernesto Medina.

Contenido relacionado:

>Gobierno aisla y lanza fuerte ataque contra comunidad indígena 
>CIDH culpa a Policía de Nicaragua y paramilitares de implementar “patrón” de violencia
>Policía usó armas y a francotiradores durante protestas, denuncia la CIDH