Conspiración en la Santa Sede

Opinión

Algunos casos de pedofilia son un negocio, no todos. El supuesto ofendido hace la denuncia, el supuesto ofensor, acepta culpa; y luego, las responsabilidades civiles son cargadas a las diócesis. Obviamente, hay casos reales, parece que son los más. Suponen un abuso ignominioso. Consisten en afrentas dolosas, a la confianza de los creyentes que mantienen con sus óbolos a esos malos religiosos. Muchos de esos ministros se consideran señores feudales con poder suficiente para cometer cualquier deshonra hacia sus siervos.

 “Nos obligaban a meternos desnudos a la piscina para tocarnos”: los impactantes relatos sobre la red de abusos y encubrimiento con la que vinculan a obispos y sacerdotes en Chile 

BBC News Mundo

Puertas afuera, disciplina militar; puertas adentro, acusaciones de, al menos, hacer la vista gorda a abusos sexuales. Gonzalo Duarte es uno de los tres obispos chilenos, junto a Juan Barros y Cristián Caro, cuyas renuncias fueron aceptadas por el papa Francisco, en medio del terremoto que ha remecido a la institución en Chile y en el mundo.