Gobierno de Nicaragua accede a visita de derechos humanos de UE, dice Alianza

El Gobierno de Nicaragua accedió al ingreso de una delegación de la Unión Europea para defender los derechos humanos, como parte de los requisitos para destrabar el diálogo nacional, informó este miércoles un miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Representantes de la Alianza por la Justicia y la Paz hablan ante la prensa en Managua, Nicaragua.(Foto Prensa Libre:AFP).
Representantes de la Alianza por la Justicia y la Paz hablan ante la prensa en Managua, Nicaragua.(Foto Prensa Libre:AFP).

“Tenemos información que ya recibió la Unión Europea (UE) la carta de invitación, conforme el acuerdo establecido en el diálogo nacional”, escribió en sus redes sociales el miembro de la Alianza y representante de los empresarios nicaragüenses, José Adán Aguerri.


Las invitaciones a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), siguen pendientes, según el también presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).
El diálogo nacional fue suspendido el lunes por la parte mediadora, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), que no lo reanudará hasta que el Gobierno presente las cartas de invitación con sus respectivas confirmaciones de recibido.

De enviar las tres invitaciones, el Gobierno de Daniel Ortega estaría cumpliendo por primera vez con al menos uno de los compromisos adquiridos en el diálogo nacional, tras un mes y 4 días de negociaciones, según la Alianza.
La presencia de la UE, la OACNUDH y la CIDH ayudarán a garantizar el cese de la represión por parte de Ortega, así como las investigaciones para que se haga justicia con las 200 víctimas mortales, más de 1 mil 500 heridos y una cantidad incierta de reos y desaparecidos, de acuerdo con los miembros de la Alianza Cívica.
Nicaragua lleva más de dos meses sumergida en la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, con Ortega también como presidente.

Lea además: Ortega busca recuperar control de ciudad de Masaya declarada en rebeldía

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

 

Contenido relacionado:

>Daniel Ortega, un exguerrillero se enfrenta a una rebelión
>Ortega y Murillo: un poder casi absoluto en Nicaragua