“El Chapo” no es como lo pintan, asegura su esposa Emma Coronel

Emma Coronel, la esposa de Joaquín el Chapo Guzmán, el exlíder del cartel de Sinaloa que está siendo juzgado en Nueva York por narcotráfico, afirmó en una entrevista publicada este miércoles por The New York Times que lo admira como ser humano y no reconoce el retrato que se ha hecho de él en los tribunales.

Emma Coronel habló con The New York Times sobre su vida con el Chapo. (Foto Prensa Libre: AFP)
Emma Coronel habló con The New York Times sobre su vida con el Chapo. (Foto Prensa Libre: AFP)

“No conozco a mi marido como la persona que están intentando mostrar”, declaró Coronel, de 29 años, que comparte dos hijas pequeñas con el capo mexicano. “Más bien lo admiro como el ser humano que conocí, y con el que me casé”, añadió.

La mujer, nacida en California y con la que Guzmán se casó en 2007 en cuanto ella cumplió la mayoría de edad, reveló al diario que el juicio contra su marido ha sido “demasiado”, ya que odia “el drama”.

“Esta situación que estamos atravesando ahora mismo es difícil y pesada (…). Sin embargo, tengo fe y estoy convencida de que Dios nos pone solo los obstáculos que podemos superar, y confío en que así será”, explicó.

El Chapo, de 61 años, fue extraditado a EE. UU. en enero de 2017 y durante las últimas semanas ha estado siendo juzgado en un tribunal federal de Nueva York al que han acudido 56 testigos, entre ellos exsocios del presunto capo, agentes antidroga o expertos.

Uno de los socios, el narcotraficante Dámaso López, incriminó a Coronel en la fuga del Chapo de la prisión de Altiplano (México) en 2015 y dijo que esta le llevó las instrucciones y que su hermano también colaboró en la huida.

Lea también: Emma Coronel ayudó a su esposo el Chapo a escapar de prisión, dice testigo

La mujer declinó comentar ese tema, a raíz del cual el diario apunta que no se puede obligar a parejas casadas a testificar uno en contra del otro, pero las revelaciones invitan a preguntarse cómo la esposa del narcotraficante no ha sido acusada de ningún delito.

No hizo más referencias al proceso que atraviesa su marido y que ya se encuentra en la fase de argumentaciones finales por parte de Fiscalía y defensa antes de que delibere el jurado, pero reconoció que la vida familiar del matrimonio “ha cambiado”.

Las hijas gemelas de 7 años que comparten están escolarizadas en México y estos días se comunica con ellas mediante mensajes de texto, pero mientras las ha criado teniendo al padre en prisión, Coronel no se ha sentido “una madre soltera”.

“Más bien, (me considero) una madre que en este momento no tiene el apoyo de su marido, pero confía en que la familia estará bien”, explicó la mujer, para quien el Chapo es un progenitor presente y atento que adora a sus hijas.

“He tenido que estar separada de mis hijas para acompañarlo, ahora que soy la única persona de su familia que puede estar aquí en Nueva York con él”, dijo sobre sus últimas semanas en la urbe, en la que ha llevado una rutina tranquila.

Coronel, que asegura tuvo una “infancia sencilla en una familia cariñosa y unida”, explicó respecto a su relación personal que conoció al Chapo de adolescente y surgió una “bonita amistad” que se convirtió en noviazgo, pese a sus 32 años de diferencia.

“Y cuando cumplí 18 años, nos casamos en una ceremonia muy simple con familiares y solo amigos cercanos”, añadió.

Emma Coronel ha acompañado siempre al Chapo en sus audiencias. (Foto Prensa Libre: AFP)

Montaña de evidencias

La Fiscalía Federal de EE. UU. aseguró este miércoles que ha presentado a lo largo de las 36 sesiones del juicio contra Joaquín el Chapo Guzmán una “montaña de evidencias” que demuestran su culpabilidad “más allá de la duda razonable”, por lo que pidió al jurado que no lo deje escapar y lo declare culpable.

En una intervención de seis horas y cuarenta minutos, la fiscal Andrea Goldbarg insistió en que “después de revisar esta montaña de evidencias se ha podido demostrar” que el acusado, que podría enfrentarse a cadena perpetua, es culpable.

Además: Juicio contra Guzmán: las lágrimas de amor de la Chapodiputada por el capo de su vida

“No le dejen escapar, háganle pagar por todos sus crímenes, declárenlo culpable de todos los cargos”, dijo Goldbarg, al concluir su alegato final.

De pie, con un traje gris, dirigiéndose constantemente a los 12 miembros del jurado y con varias pruebas sobre la mesa, como un supuesto rifle del Chapo o una lata de jalapeño utilizada para el tráfico de drogas, Goldbarg fue armando sus argumentos contra el acusado.

Durante su alegato final, la fiscal, de origen argentino, repasó los 10 cargos contra el Chapo empleando casi todo su tiempo en demostrar su participación en una organización criminal y su posición de liderazgo dentro de cartel de Sinaloa.

Contenido relacionado

> Actor que interpreta al Chapo en Narcos lo visita en juicio

> Testigo revela red de prostitución al servicio del Chapo Guzmán y sus secuaces

> Ya no les pegues a esos policías, son los que ayudan: exingeniero del Chapo revela cientos de llamadas

0