Estados Unidos desvía fondos destinados a Centroamérica para ayudar a oposición venezolana

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desviará cerca de US$42 millones de ayuda para el desarrollo en Guatemala y Honduras para apoyar al líder opositor venezolano, Juan Guaidó, en sus gastos incluyendo el pago de salarios, mostró un documento interno.

El presidente Donald Trump durante su campaña política en busca de la reelección, en Carolina del Norte. (Foto Prensa Libre: AFP)
El presidente Donald Trump durante su campaña política en busca de la reelección, en Carolina del Norte. (Foto Prensa Libre: AFP)

Según un documento obtenido por la AFP, la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) se refirió a la crisis política en Venezuela como “un evento significativo” para “el interés nacional” de Washington, que requiere que esta partida de US$41.9 millones sea redistribuida.

Estados Unidos lidera una lista de más de 50 países que reconocen a Guaidó, jefe del Legislativo, como presidente interino de Venezuela, pero medio año después de este embate diplomático, Nicolás Maduro sigue al mando del país.

Este año Trump anunció que cortaría la ayuda a Guatemala, Honduras y El Salvador, culpando a los países de no haber frenado el flujo de migrantes que llegan a Estados Unidos.

Un funcionario del Departamento de Estado dijo, sin confirmar los montos involucrados, que el dinero desviado de fondos para América Central estaban destinados a proyectos de desarrollo y no a necesidades humanitarias urgentes.

“Esta decisión es consistente con la directiva del presidente de Estados Unidos de no entregar más fondos para los programas en El Salvador, Guatemala y Honduras”, indicó.

La fuente diplomática indicó que Estados Unidos está invirtiendo en “buena gobernanza, derechos humanos, asistencia técnica para el gobierno de Guaidó, los medios independientes y la sociedad civil”.

En el documento la USAID señaló que 19.4 millones de dólares iban a ser destinados a apoyar la “buena gobernanza” en Venezuela.

Entre otros usos, estos fondos van a cubrir “los salarios y estipendios del gobierno interino, los viajes laborales y otros costos necesarios para asegurar el desarrollo pleno de un sistema de gestión financiera transparente y otras actividades necesarias para una transición democrática”, dijo USAID.

Los fondos también van a ser destinados a organizaciones no gubernamentales para “crear contenidos para los medios y tiempo en antena” para así poder llegar a los ciudadanos venezolanos, según el documento.

Juan Guaidó es el líder de la oposición en Venezuela. (Foto Prensa Libre: AFP)

Otros dos millones de dólares van a ser destinados a apoyar los esfuerzos diplomáticos del equipo de Guaidó en las negociaciones con Maduro, estipula el documento.

Ambas partes sostienen un diálogo en Barbados bajo la mediación de Noruega, pero estas conversaciones han tenido un progreso magro.

Además, la USAID va a destinar 7.5 millones para apoyar a medios independientes para que “entreguen a los venezolanos fuentes de noticias y de información imparciales y sin filtros”, según el memorándum.

El Departamento de Estado no emitió un comentario sobre el desvío de los fondos, que fue reportado inicialmente por el diario Los Angeles Times.

En el año fiscal 2018 Estados Unidos destinó cerca de 149 millones de dólares para Guatemala y 112 millones para Honduras, para aliviar las condiciones que provocan la migración.

Amenaza poco realista

La amenaza de recortes de fondos la ha hecho el mandatario de EE. UU.  desde el 2017, asegura Ursula Roldán, directora de Política Global en la Universidad Rafael Landívar.

Según la experta, cuando comenzó la amenaza era para trasladar esos fondos a la construcción del muro y seguridad fronteriza, pero no se concretó, ahora se trata de “un chantaje” parecido al que se le hizo a México cuando se amenazó con incrementar los aranceles en sus productos de exportación.

“Esto es contraproducente, se debe revisar a qué sector de ayuda se le va a retirar, como organizaciones humanitarias que brindan asilo y refugio, con esto se ahogaría a estas y dejarían de prestar el servicio”, considera Roldán.

Retirar financiamiento a los proyectos que buscan reducir las migraciones, traería mayor flujo migratorio, más conflictividad en las fronteras y mayor ingobernabilidad en Centroamérica que puede ser más perjudicial e EE. UU., señala la politóloga.

Por su parte, el internacionalista Miguel Castillo, señala que los fondos de cooperación internacional usualmente son aprobados por el Congreso y no se puede hacer una decisión unilateral de la Casa Blanca, por lo que podría ser un anuncio mediático.

Sobre el impacto para los países del Triángulo Norte, de retirarse la ayuda, Castillo indica que la cooperación es importante, pero cada vez menos significativa, porque estos sufren un proceso de intermediación que hace que la mayor parte del dinero que se aprueba termine en oenegés y los recursos que llegan a las zonas son pequeños.

“Hay proyectos de desarrollo económico que podrían ser afectados, pero hace tiempo que dejó de ser una prioridad en asistencia económica, pero parece que Trump no dimensiona que ya no es tan significativo”, señala el experto.

El internacionalista señala que la economía del país se sostiene con remesas, por lo que es un tema más importante que las donaciones.