Entidades internacionales envían fuertes mensajes a Nicaragua por expulsión de misión de la ONU

La misión del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU abandonó este sábado Nicaragua por orden del gobierno, lo que deja al país en la mira de la comunidad internacional, tras cuatro meses de crisis política desatada por protestas con un saldo de más de 320 muertos en cuatro meses.

La misión de la Acnudh llegó a Nicaragua en junio pasado para conocer de la crisis sociopolítica que estalló en abril. (Foto Prensa Libre: EFE)
La misión de la Acnudh llegó a Nicaragua en junio pasado para conocer de la crisis sociopolítica que estalló en abril. (Foto Prensa Libre: EFE)

La misión de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas (OACNUDH), de cuatro miembros, encabezada por Guillermo Fernández, viajó rumbo a Panamá luego que Managua ordenó su salida alegando que “han cesado las razones, causas y condiciones” por las que fue invitada.

“La @OACNUDH agradece las muestras de apoyo recibidas en relación al trabajo desarrollado en Nicaragua”, escribió la misión en Twitter.

El mensaje también reiteró que “continuaremos monitoreando la situación y acompañando a las víctimas en su búsqueda de justicia y verdad desde la Oficina Regional en Panamá”.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas analizará el próximo miércoles la situación de crisis en Nicaragua, según anunció Fernández en Managua.

“Hay pendientes reuniones importantes de Naciones Unidas. Esto mantiene por supuesto la vista internacional en la situación de Nicaragua”, comentó el funcionario tras conocer la medida de su expulsión.

“Instamos al gobierno de Nicaragua a que aproveche los buenos oficios disponibles y busque un resultado positivo y constructivo en esta coyuntura crítica”, indicó el Grupo de Trabajo para Nicaragua en un comunicado conjunto con el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

“La decisión del gobierno de Nicaragua […] va en contra de la aspiración de una rendición completa de cuentas por las violaciones de derechos humanos y de buscar justicia para las víctimas de la violencia”, dijo en un comunicado la vocera de la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

“Esperamos que las autoridades tengan muy en cuenta las conclusiones del informe publicado por el OHCHR y tomen medidas urgentes para implementar las recomendaciones del reporte”, señaló la representante europea, usando las siglas en inglés del ente de la ONU.

Mientras tanto, el gobierno se preparaba para movilizar la tarde del sábado a sus seguidores en la capital bajo el lema “derechos humanos para todos”, mientras en algunos lugares de la capital permanecían grupos antimotines.

Le puede interesar: Nicaragua: Rosario Murillo, la poderosa y extravagante mujer de Daniel Ortega que se convirtió en su compañera de lista para la reelección

La decisión de sacar del país a la delegación de la ONU se produjo dos días después de que el organismo emitiera un duro informe sobre abusos contra manifestantes antigubernamentales, lo que el gobierno de Ortega consideró una “extralimitación” de las facultades de la entidad.

En una misiva divulgada el pasado viernes, la cancillería nicaragüense dio “por concluida la invitación (a la misión de la ONU) y finalizada la visita a partir del 30 de agosto de 2018”.

Condenan expulsión

El Grupo de Trabajo de la OEA, presidido por Canadá e integrado por 12 países, y la Unión Europea denunciaron el sábado la decisión del gobierno de Daniel Ortega de expulsar a los delegados de la ONU e hicieron llamados a volver al diálogo para superar la crisis.

La Unión Europea (UE) criticó la decisión del Gobierno de Nicaragua y apeló a la reanudación del diálogo, para buscar una solución a la crisis que atraviesa el país.

El diálogo en Nicaragua, iniciado el 16 de mayo con mediación de la Iglesia católica, se encuentra paralizado desde mediados de junio debido a la violenta represión de las manifestaciones y a la negativa del gobierno a abordar la democratización del país, que incluye la propuesta de elecciones anticipadas que Ortega rechaza.

“La decisión del Gobierno de Nicaragua de suspender la presencia de la misión de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) va en contra del objetivo de rendir cuentas por las violaciones de los derechos humanos y de servir de justicia a las víctimas de la violencia”, señala un comunicado del Servicio Europeo de Acción Exterior.

Miles de nicaragüenses han salido a las calles desde abril a protestar contra Ortega en el marco de una crisis que ha dejado entre 322 y 448 muertos, según organismos humanitarios internacionales y locales, mientras el Gobierno solo reconoce 198 fallecidos y denuncia un intento de golpe de Estado.

Contenido Relacionado

> Nicaragua cumple tres meses de crisis sociopolítica que deja más de 350 muertos
> Cierre de negocios y sin turistas: la crisis en Nicaragua castiga a la economía
> Empresarios piden retiro de embajador de Guatemala en Nicaragua