La corrupción comienza a preocupar a los salvadoreños (por qué la ciudadanía considera que Bukele hace “pocos esfuerzos” para contrarrestarla)

La corrupción ha sido catalogada como el cuarto problema que preocupa a la ciudadanía de El Salvador, según encuesta publicada este jueves 21 de enero.

Publicado el
Encuesta señala que la corrupción comienza a preocupar a los salvadoreños y exigen acciones al presidente Bukele. (Foto Prensa Libre: EFE)
Encuesta señala que la corrupción comienza a preocupar a los salvadoreños y exigen acciones al presidente Bukele. (Foto Prensa Libre: EFE)

La ciudadanía de El Salvador considera que el Ejecutivo de Nayib Bukele hace “pocos esfuerzos” para contrarrestar la corrupción, de acuerdo con una encuesta presentada este jueves 21 de enero.

El sondeo denominado “La población salvadoreña evalúa la situación general del país a finales del año 2020” fue realizado por el Instituto Universitario de Opinión Pública (Iudop) de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA) y abarcó a 1 mil 266 personas de los 14 departamentos del país de las áreas rural y urbana.

El rector de la UCA, Andreu Oliva, apuntó que los aspectos económicos ocupan el primer lugar en los problema que afectan al país, los aspectos relacionados con la seguridad están en segundo lugar, la situación del covid-19 ocupa el tercer puesto y en cuarto lugar, y por primera vez, aparece la corrupción con un 10% de la población que señala que es uno de los principales problemas.

“Por primera vez la corrupción está en cuarto lugar en cuanto a los problemas principales del país, lo que nos indica que este tema comienza a despuntar en la opinión pública y comienza a preocupar a los salvadoreños”, declaró Oliva.

Señaló que “la corrupción preocupa a la población y nunca (en años anteriores) había salido en este puesto tan importante”.

Lea también: Bukele echó mano de la desinformación para manejar la pandemia del coronavirus en El Salvador, según estudio

Oliva explicó que dos de cada diez salvadoreños señala que la corrupción se da en la Presidencia de la República, 36.8  ve mucha o algo de corrupción en el Gobierno de El Salvador, el 38.3% ve corrupción en la Fuerza Armada y el 49.5%, casi la mitad de la población, señala corrupción en la policía Nacional Civil (PNC).

Además, el 15.6 % de los consultados afirma que el presidente Bukele “no está haciendo esfuerzos para combatir la corrupción en el Gobierno”.

Desterrar la corrupción de la administración pública se convirtió en un punto de honor en la agenda de Bukele durante su campaña electoral, en la que criticó constantemente a los partidos de sus adversarios por su supuesta relación con casos de malversación de fondos públicos.

Por su parte, Laura Andrade, directora del Iudop, señaló que siete de cada diez salvadoreños percibe que existe corrupción en la Asamblea Legislativa.

Además, el 50% de los encuestados señala que existe corrupción en la Fiscalía General de la República (FGR), un 44% en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), un 41.9% señala corrupción en empresarios y proporciones a bajo del 40% indica que hay corrupción en otras instituciones.

Población menos optimista

La encuesta, tomada entre el 6 y el 15 de diciembre de 2020, también muestra que la visión sobre la situación general del país que tiene la población es menos optimista al finalizar el 2020 de lo que lo era al finalizar el 2019.

Además: Qué es y en qué consiste la “inmunidad de rebaño”, la apuesta de El Salvador para luchar contra el coronavirus

La principal razón del empeoramiento de la situación del país es el covid-19, así lo señalan el 64.8% de los encuestados, señaló el rector de la UCA.

Apuntó que se refleja una un 40.7% de las personas considera que ha empeorado la economía general del país, mientras un 21% dijo que mejoró. Un 26% señala que la economía familiar empeoró, un 14.5% que mejoró, un 43.6% señala que aumentó la pobreza y el 16.6% dice que disminuyó.

“La situación económica se ha empeorado en parte debido a la lucha contra la pandemia del covid-19 y a los meses de confinamiento que supuso el cierre de empresas, despidos masivos y muchas personas vieron disminuidos sus ingresos”, agregó Oliva.