La historia de los profesores que instalaron subibajas en el muro fronterizo México y EE. UU.

Esta es la respuesta contundente que hacen dos profesores al presidente Donald Trump sobre sus planes de construir un muro a lo largo de 3 mil 200 kilómetros limítrofes entre los dos países.

Los arquitectos Ronald Rael y Virginia San Fratello instalaron los subibajas en el muro fronterizo México- EE. UU. (Foto Prensa Libre: Instagram @carorosenblad)
Los arquitectos Ronald Rael y Virginia San Fratello instalaron los subibajas en el muro fronterizo México- EE. UU. (Foto Prensa Libre: Instagram @carorosenblad)

Tres vigas rosas balanceándose de un lado a otro y atravesando un muro café desabrido. Alrededor hay niños que ríen y juegan. Esta es un escenario que poco se ve en el muro fronterizo que divide a México con Estado Unidos.

Este lugar que se ha llenado de llantos de familias que se separan, se convirtió en un punto de juego y encuentro gracias a la iniciativa de dos profesores de California, Estados Unidos, quienes lograron cambiarle el rostro a este muro fronterizo.

Se trata de Ronal Real, profesor de arquitectura en la Universidad californiana de Berkeley, y Virgina San Fratello, profesora de diseño en la Universidad de San José. Ambos decidieron dar una respuesta contundente al presidente Donald Trump sobre sus planes de construir un muro a lo largo de 3.200 kilómetros limítrofes entre los dos países.

Los profesores y arquitectos son directores de la firma Oakland Rael San Fratello. Su colección diversa de trabajos abarca desde proyectos a gran escala, como el Museo de la Nada en Antonito, Colorado; La casa de barro en Marfa, Texas; y la instalación de arte Prada Marfa.

Ronald Rael y Virginia San Fratello son directores de una firma arquitectónica. (Foto Prensa Libre: Rael San Fratello/ Facebook

 

Los arquitectos han expresado que su objetivo es descubrir lugares que pasan por alto y esforzarse por “hacer lo máximo con lo mínimo”, como lo hicieron con el muro fronterizo, que si bien no es un lugar que pase desapercibido, lograron cambiarle el rostro y significado a un lugar tan hostil.

Los tres subibajas rosados fueron inaugurados el lunes en una cerca fronteriza que separa Sunland Park, en Nuevo México, y Ciudad Juárez, en México, permitiendo que niños y adultos de ambos lados jueguen juntos.

Los subibajas estuvieron instalados un par de horas, pero los artistas lograron el cometido de que la gente que vive en una zona de constante tensión se trasladara con la imaginación a otro lugar.

Rael dijo que ver el plan cobrar vida fue “una de las experiencias más increíbles” para él y Fratello, y describió el evento en la frontera como “lleno de alegría, emoción y unión”.

“El muro se convirtió en un punto de apoyo literal para las relaciones entre Estados Unidos y México y los niños y adultos se conectaron de manera significativa en ambos lados, entendiendo que las acciones en un lado tienen una consecuencia directa en el otro”, agregó.

El video y las imágenes de los subibajas fueron tendencia en las redes sociales el martes, donde muchos elogiaron la idea que surge en momentos en que la administración Trump avanza con políticas de inmigración más estrictas.