“La ley de la vida así es en el desierto, si te quedas, te quedas”: el fuerte mensaje que un padre recibió de un coyote y se enteró que sus hijos habían muerto

Dos hermanos mexicanos que dejaron su país para migrar a EE. UU., murieron abrazados en el desierto de Arizona, aseguró su padre, según medios internacionales.

Publicado el
desierto
Cientos de migrantes cruzan diariamente el desierto de Arizona,m dirigidos por los contrabandistas, mejor conocidos como los coyotes. (Foto Prensa Libre: EFE)

De acuerdo con medios internacionales como Milenio y Univisión, Facundo Mendoza Nolasco, padre de Édgar Mendoza, y Carlos Enrique Mendoza, de 37 y 23 años respectivamente, se comunicó con el coyote que llevaría a sus hijos hasta Estados Unidos.

Según los reportes, los hermanos Mendoza abandonaron su país el pasado 27 de mayo y se dirigían a EE. UU. en busca de mejores oportunidades. El padre relató que ambos se dedicaban a la albañilería y salieron de Tuxtepec, Oxaca, pero que pasaron varios días y no tuvo información de ellos.

Facundo se comunicó con el coyote el 2 de junio y se enteró que los abandonó en el desierto de Arizona.

“Me habló para decirme que Carlos Enrique se había deshidratado y que no pudo seguir la caminata”, relató Facundo a Milenio.

“Que la ley de la vida así es en el desierto: si te quedas, te quedas. Le pregunté por mi otro hijo, Édgar, y me respondió que tampoco siguió al grupo, debido a que vio a su hermano que no pudo y prefirió quedarse a su lado”, agregó.

Lea más: Estados Unidos elimina la política que obligaba a quienes buscan asilo en ese país a esperar en México

El padre de los migrantes dijo que sus hijos murieron abrazados, según le confirmó el Consulado de México en Yuma, Arizona, el pasado 9 de agosto.

“El jefe del consulado me preguntó cómo me encontraba de salud. Le dije: Dígame lo que me ´tenga que decir, ya estoy preparado”, relató Facundo, luego de meses esperando obtener información sobre el paradero de sus hijos.

Según los medios internacionales, las autoridades hicieron un recorrido y encontraron dos cuerpos y debido por las credenciales asumieron que se trataba de los hermanos Mendoza y que no había nada más qué hacer.

“El consulado me dijo que, como buena pareja de hermanos, los encontraron abrazados y que me entregarán sus cuerpos”, agregó Facundo a Milenio, al mismo tiempo que pidió ayuda al gobierno mexicano para agilizar ese proceso.

Lea también: “Después de arrojar a sus dos hijos, el hombre se lanzó al vacío”: el duro relato de los médicos que atienden a migrantes en la selva del Darién