Ómicron: Epidemiólogos de Harvard sugieren no clasificar a la variante como “leve”

Aún con una reducción de casos graves, los expertos piden cautela al tratar con ligereza la variante ómicron del covid-19.

Publicado el
Variante ómicron
Expertos de Harvard aseguraron que hay que ser cautelosos al momento de tratar la variante ómicron como leve. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

La variante ómicron del coronavirus ha llegado a ser considerada por muchos expertos como una variante leve, pareciéndose más a un resfriado común, comparándola con anteriores variantes que presentaban mayores riesgos para las personas durante la pandemia.

Desde su primera detección en África en noviembre del año 2021, las autoridades de salud afirmaron que, si bien esta variante presenta una tasa de infección y reinfección mayor a la de sus predecesoras, mostraba los registros de hospitalización y muertes más bajas.

Sin embargo, para William Hanage, profesor de epidemiología de la Escuela de Salud Pública TH Chan en Harvard y Roby Bhattacharyya, profesor asistente en el Hospital General de Massachusetts y la Escuela de Medicina en Harvard, esta reducción de casos graves no demuestra que la variante ómicron sea mucho más leve.

Según una publicación en línea en The New England Journal of Medicine, los expertos en el área de salud aseguraron que hay que ser cautelosos al momento de analizar las características del virus, sobre todo la letalidad, para llegar a calificarla como algo “leve”.

Inmunidad

Explicaron que una de las razones más fuertes por la que ómicron no presenta mayor gravedad se debe a un nivel de inmunidad mucho mayor en las personas, ya sea a partir de las vacunas o de infecciones de variantes anteriores.

“Los programas de vacunación ganaron mayor fuerza a mediados de 2021, priorizando a los adultos mayores. Por lo tanto, ómicron entró en un periodo en donde la población tenía un nivel de inmunidad mayor que la de las otras etapas de la pandemia de covid-19”, menciona un párrafo del estudio.

Las vacunas han sido de suma importancia evitar una letalidad mayor en las variantes del coronavirus. (Foto Prensa Libre: EFE)

Hanage y Bhattacharyya hicieron énfasis en el caso de África. Ante la edad bastante joven de su población, el desarrollo de la variante fue particular: Un aumento significativo de casos positivos pero una reducción en los casos de hospitalización y cuadros graves de la enfermedad.

“Datos como la representación de una población a partir de la edad, el grado de inmunidad, la prevalencia de enfermedades coexistentes y los cambios en la detección de casos son factores a tomar en cuenta para determinar el impacto de una variante”, aseguraron los expertos.

Lea también: Covid prolongado podría estar relacionado con los efectos en el nervio vago

Infección y Reinfección

Otra característica importante que tomaron de la variante ómicron fue su eficacia y rapidez en cuanto a la infección y reinfección. Ómicron ha logrado un aumento de casos mucho más rápido que otras variantes ya que afecta incluso a quienes poseen un cuadro de vacunación completo.

“Los virus no evolucionan inevitablemente hacia una menor virulencia, sino que la evolución simplemente selecciona aquellos que destacan por su multiplicación”, aseguraron los epidemiólogos.

Esto se debe a la adaptabilidad de la variante y a las propias vacunas, que priorizan la protección contra la enfermedad grave y poseen una protección baja contra la infección del virus.

Lea también: Coronadengue: qué se sabe del caso de infección simultánea de covid y dengue (y cuáles son los síntomas)

Sin embargo, Hanage y Bhattacharyya persistieron en que se debe vacunar a la mayor cantidad de personas posibles, no solo para evitar los esquemas más graves del covid-19, sino que, a partir de una inmunidad mucho mayor en las personas, se puede identificar mejor la letalidad y propiedades de futuras variantes.