Operación contra pandillas logra la captura de más de 600 personas en el Triángulo Norte de Centroamérica

Operación simultánea en Guatemala, El Salvador y Honduras, permite la captura de 600 personas en operativo contra pandillas.

Guatemala, El Salvador y Honduras montaron un operativo en conjunto para detener a pandilleros. Imagen de archivo de reos de El Salvador. (Foto Prensa Libre: EFE)
Guatemala, El Salvador y Honduras montaron un operativo en conjunto para detener a pandilleros. Imagen de archivo de reos de El Salvador. (Foto Prensa Libre: EFE)

Autoridades de El Salvador y Guatemala detuvieron este jueves a poco más de 600 personas, en su mayoría pandilleros señalados de diversos delitos, como parte de un operativo regional que también incluyó a Honduras, informaron fuentes oficiales.

Se trata de la operación “Escudo Regional”, mediante la cual Estados Unidos brinda apoyo a las tres naciones centroamericanas y propicia la coordinación e intercambio de información para el combate de las pandillas y delitos como el tráfico de migrantes indocumentados.

Foto de archivo de pandilleros de la mara Salvatrucha y 18, en El Salvador. (Foto Prensa Libre: EFE)

De acuerdo con el fiscal general de El Salvador, Raúl Melara, la operación “se está llevando a cabo simultáneamente en Honduras, Guatemala y El Salvador”, que conforman el denominado Triángulo Norte de Centroamérica.

Melara explicó que la fiscalía salvadoreña ha ordenado la detención de 1 mil 152 personas, en su mayoría miembros de pandillas en todo el país.

Un portavoz de la fiscalía salvadoreña señaló que se contabilizaban 572 personas detenidas y esa cifra “podría ser mayor conforme se vayan concretando otras detenciones”.

En tanto, en Guatemala el Ministerio Público (fiscalía) anunció que, como parte de la misma operación en varios puntos del país se han detenido a 36 personas acusadas de extorsión.

En Guatemala las autoridades efectuaron al menos 80 allanamientos en los departamentos de Guatemala, centro, donde está la capital, Petén, en el norte, Quetzaltenango al oeste, Jutiapa y Escuintla, ambos al sur.

“Estamos dándole respuesta a una gran cantidad de delitos que se han cometido, como homicidios y tráfico de personas. Este es un esfuerzo de la fiscalía para sacar a los pandilleros y a los criminales de las calles”, sostuvo Melara, quien dirigió personalmente parte del operativo en San Salvador la madrugada de este jueves.

Las maras son un problema latente en países centroamericanos.  (Foto Prensa Libre: EFE)

De acuerdo con la policía, entre los detenidos en El Salvador figuran cuatro cabecillas de pandillas.

Con 6,6 millones de habitantes, El Salvador fue en 2019 uno de los países sin guerra más violentos del mundo, con 35,6 homicidios por cada 100 mil habitantes. La mayoría de esas muertes fueron consecuencia de la actividad pandillera.

En El Salvador, las pandillas tienen unos 70 mil miembros, más de 17 mil de ellos encarcelados, y se dedican a la extorsión y el narcotráfico, entre otras actividades ilegales.

Tráfico de migrantes

En el marco de la operación Honduras participó para desbaratar una amplia estructura dedicada al tráfico de personas indocumentadas que buscan llegar a Estados Unidos.

El Ministerio Público de Honduras explicó en un comunicado que lanzó este jueves “una acción sin precedentes” en siete ciudades del país en busca de detener a por lo menos 20 personas.

Estas son las medidas que han tomado en conjunto para mejorar los índices de seguridad en los países. (Foto Prensa Libre: EFE)

En una operación denominada “Chakal”, la fiscalía y policía hondureñas anunciaron la incautación de casas y vehículos a presuntos miembros de la estructura de traficantes de migrantes indocumentados en las ciudades de Tegucigalpa, Puerto Cortez, Nacaome, Tocoa, San Juan Pueblo y Olancho.

Investigaciones de las autoridades hondureñas indican que esa red habría trasladado al menos 100 personas semanalmente a Estados Unidos.

Las personas migrantes habrían pagado a miembros de esa red de traficantes entre 8 mil y 12 mil dólares para que los llevaran en forma indocumentada a Estados Unidos. Entre las víctimas de la red de traficantes figuran personas de Honduras, Nicaragua, Cuba, India y africanos, de acuerdo a la fiscalía hondureña.