Presidente hondureño protegió a narcotraficante a cambio de “grandes sobornos”, según fiscales estadounidenses

Fiscales estadounidenses señalan que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, usó al Ejército para facilitar actividades del narcotráfico.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, fue vinculado al narcotráfico por fiscales federales de EE. UU. (Foto Prensa Libre: AFP)
El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, fue vinculado al narcotráfico por fiscales federales de EE. UU. (Foto Prensa Libre: AFP)

Fiscales federales de Estados Unidos aseguran que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, protegió a un narcotraficante hondureño a cambio de grandes sobornos y que incluso usó al Ejército para facilitar sus actividades. Estas alegaciones forman parte del juicio por tráfico de drogas contra el hermano del mandatario.

En una moción presentada a última hora del viernes ante un tribunal de Nueva York, los fiscales detallan la supuesta relación de Hernández con Geovanny Fuentes Ramírez, un presunto narcotraficante hondureño que fue detenido en Miami el pasado marzo.

El escrito de la Fiscalía se enmarca en el caso contra Fuentes Ramírez y en él no se nombra explícitamente al presidente hondureño, al que se identifica como cómplice o coconspirador número 4 (CC-4), pero su identidad es fácilmente reconocible por las referencias a su cargo y a su hermano Juan Antonio “Tony” Hernández, que fue declarado culpable de narcotráfico en Estados Unidos.

Según los fiscales, Fuentes Ramírez mantuvo varios encuentros en 2013 y 2014 con Juan Orlando Hernández y le pagó grandes cantidades de dinero para que protegiera sus actividades y aceptase usar a las fuerzas armadas como protección para sus actividades de narcotráfico.

Hernández, además, animó al supuesto narcotraficante a trabajar con su hermano y le mostró interés por tener acceso a su laboratorio de drogas por su cercanía a Puerto Cortés, señala el documento.

Durante esas reuniones, Hernández aseguró -siempre según el relato de los fiscales- que quería hacer creer a Washington que Honduras estaba combatiendo el narcotráfico, pero que en realidad iba a eliminar la extradición al país y “meterles drogas por las narices a los gringos”, en referencia a una supuesta voluntad de “inundar Estados Unidos con cocaína”.

Además, aseguran que Hernández describió en esos encuentros su participación en una corrupción generalizada dentro del Gobierno hondureño, que incluía el desvío de ayudas estadounidenses y de fondos del sistema de Seguridad Social del país.

Esta moción ahonda en las alegaciones ya presentadas previamente por los fiscales estadounidenses, que entre otras cosas aseguraron durante el juicio contra su hermano tener pruebas de que el presidente recibió más de un millón de dólares del narco mexicano Joaquín el “Chapo” Guzmán.

Rechazan acusación

La sede del Ejecutivo en Tegucigalpa dijo en Twitter que “la versión que Pdte. @JuanOrlandoH supuestamente aceptó dinero de drogas de un Geovanny Daniel Fuentes Ramírez, o dio protección o coordinación a narcotraficantes, es 100 % falso y parece estar basado en mentiras de criminales confesos que buscan venganza”.

“Esta y otras alegaciones oportunistas languidecen ante el contundente hecho que durante la Administración Hernández el tráfico de coca por Honduras se redujo de 87 % a 4 % de 2013 a 2019, según reconocen las publicaciones del Departamento de Estado (INCRS) de dichos años”, añade en otro mensaje.

Hernández, que ganó las elecciones en 2013 y fue reelegido presidente en 2017, siempre ha negado las distintas acusaciones, asegurando que las alegaciones provenientes de narcotraficantes confesos, en las que se basa el grueso de la información recopilada por las autoridades estadounidenses, no son creíbles.