Reo es procesado por haber matado al mayor pederasta de Reino Unido “para que sintiera lo mismo que sus víctimas”

Criminal había escrito un “manual para pederastas” de decenas de páginas.

Publicado el
Víctima cumplía 22 cadenas perpetuas por violación contra niños. (Foto referencial - captura de Youtube)
Víctima cumplía 22 cadenas perpetuas por violación contra niños. (Foto referencial - captura de Youtube)

El mayor pederasta del Reino Unido, Richard Huckle, fue brutalmente asesinado y violado por su compañero de celda, Paul Fitzgerald, quien confesó haberlo hecho “para que sintiera lo mismo que sus víctimas”.

De acuerdo con el sitio de ABC Internacional, Huckle estaba cumpliendo 22 cadenas perpetuas por haber abusado sexualmente de unos 191 niños.

Según la nota, Fitzgerald también estaba en la cárcel por haber violado a una mujer.

Un tercer recluso encontró a Fitzgerald sobre Huckle, que yacía en el suelo en un charco de sangre con las manos y pies atados, y de inmediato avisó a los guardias.

Cuando llegaron los agentes se dieron cuenta de que el pederasta había sido apuñalado varias veces con un objeto hecho con un cepillo de dientes derretido y un tornillo en un extremo. También tenía un cable enrollado en el cuello.

“Creo que lo maté”, les dijo Fitzgerald, a quien debieron sacar por la fuerza de la celda. 

La autopsia también reveló que al pederasta le habían metido un bolígrafo por la nariz hasta perforarle el cerebro y había sido agredido sexualmente con un objeto de 10 centímetros de largo.

Lea también: Descubren el fósil de un megaterio de más de 3,5 millones de años en Argentina

Fitzgerald le había dicho a su médico que quería matar a alguien “para comérselo” y después del crimen le dijo que se había divertido bastante con su víctima.

“Es que era un hombre que violaba y abusaba de los niños por diversión. Quizá también los mató, pero lo que le hice estoy seguro de que no lo disfrutó”, le confesó después al mismo médico.

“Veo mi acto como una justicia poética”, agregó Fitzgerald, que ahora enfrenta juicio por homicidio.

Huckle, el pederasta, cometió sus crímenes cuando trabajaba en varios orfanatos como voluntario.

Compartía fotos de sus crímenes en redes sociales y se descubrió que estaba escribiendo un “manual para pederastas” de decenas de páginas.