Soldado hispano muere violentamente en otro caso que implica a miembros del Ejército de Estados Unidos

Restos del soldado aparecieron siete días después de que estuvo acampando con compañeros de su base militar.

Publicado el
Foto cedida por la familia que muestra a Enrique Román-Martínez.
Foto cedida por la familia que muestra a Enrique Román-Martínez.

Enrique Román-Martínez es el segundo soldado de origen hispano que muere de forma violenta en días recientes y por cuya muerte las sospechas se vuelcan a miembros del Ejército de Estados Unidos.

Apenas días atrás Vanessa Guillén fue asesinada y sus restos arrojados a un río cerca de la base militar Fort Hodd, Texas, de lo cual el principal sospechoso del crimen, Aaron David Robinson, también miembro del Ejército, se suicidó antes de ser interrogado por investigadores militares.

De 21 años, Román-Martínez fue junto a compañeros de la base militar Fort Bragg, Carolina del Norte, hacia el parque Cape Lookout National SeaShore para celebrar el Memorial Day.

De acuerdo con Univision, uno de los soldados declaró que Román-Martínez fue visto por última vez el 22 de mayo a eso de la medianoche, cuando todo el grupo se fue a dormir a sus carpas. De hecho su billetera y celular estaban en el campamento.

Pero a partir de allí surgen dudas sobre el desenlace de Román-Martínez, pero más aún sobre lo que hicieron sus compañeros.

El aviso al 911 para reportar la desaparición fue hasta las 19 horas del día siguiente, 23 de mayo, y durante ese día el grupo se encontró con un guardabosques pero no hubo comentario respecto a la desaparición de su compañero.

El desenlace llegó el 29 de mayo, cuando aparecieron partes del cuerpo flotando en una isla del mismo parque nacional. Posteriormente se confirmó que era Román-Martínez.

Un portavoz del Ejército informó a Univision que el caso es investigador por esa institución como un homicidio, pero dijo no poder revelar el motivo por el cual se clasificó de esa forma.