La buena noticia

A quiénes elegir

Víctor Manuel Ruano pvictorr@hotmail.com

Ante el proceso electoral la diócesis de Jutiapa propone algunas orientaciones para el discernimiento político apostándole a la “buena política”, que es la que está al servicio de la paz, la justicia y el desarrollo integral de los pueblos. Por eso ofrece un decálogo con visión de país que oriente al ciudadano en su decisión para elegir los gobernantes que se merece.

1) Que tengan capacidad y liderazgo para convocar a un diálogo nacional que involucre a todos los sectores del país y se establezcan las prioridades a trabajar, reorientar el rumbo del país por los senderos de la paz, la justicia, el desarrollo social y la integración de los pueblos y culturas. 2) Que sean capaces de impulsar una nueva Ley Electoral y de Partidos Políticos, para convocar inmediatamente a una Asamblea Nacional Constituyente que impulse la refundación del Estado.

3) Que propongan un proyecto de nación creíble y factible, que sea alternativo al sistema neoliberal capitalista, fundado en una visión social y ética; que busque una sociedad donde la justicia social y la libertad estén integradas; que promueva una sociedad participativa, incluyente, equitativa, sin explotados ni explotadores, sin corrupción e impunidad; que suscite una sociedad defensora de los derechos humanos y protectora de nuestra “casa común”, el medio ambiente. 4) Que estén dispuestos a optar por implementar mecanismos eficientes que garanticen la aplicación de la justicia para todos, que desenmascaren las redes criminales incrustadas en el Estado, que luchen contra la impunidad y la corrupción y que promuevan la equidad social. —Esto se logra solo si se mantiene el “proyecto Cicig” actualizado y con un MP que no sea solo “vigilante”—.

5) Que promuevan servicios sociales sin artimañas clientelares: salud para todos, educación transformadora, vivienda digna, trabajo decente, salarios justos; que darán prioridad al bien común antes que a los intereses del sector privado; que atenderán las necesidades de los más pobres: campesinos, indígenas, trabajadores, ancianos, discapacitados, jubilados y pensionados. 6) Que muestren capacidad para depositar su esperanza en los jóvenes, abriéndoles campo para su formación y trabajo; en los pobres, haciéndolos protagonistas de su propio desarrollo integral; en la mujer, para propiciar una participación libre y digna en la sociedad; en los movimientos populares, para construir un mundo más solidario y equitativo.

7) Que sean solidarios con todos los pueblos del mundo, particularmente con los que sufren de pobreza, hambre, migración, corrupción e impunidad; que se opongan a las intervenciones militares y la guerra; apuesten por el multilateralismo en el concierto de las naciones y rechacen toda forma de imperialismo de países desarrollados.

8) Que demuestren independencia del Cacif y gran espíritu de colaboración con todos los sectores productivos, económicos y financieros del país, al mismo tiempo que promuevan la pequeña empresa y defiendan toda actividad empresarial como espacio de desarrollo del ser humano al servicio de la sociedad y no lugares de explotación donde se trabajan largas jornadas por sueldos miserables. 9) Que promuevan una reforma fiscal seria y justa, de tal modo que paguen más los que más tienen y no carguen el peso de los impuestos sobre el pueblo indefenso.

10) Que promuevan y defiendan la familia, la vida desde su concepción hasta su ocaso natural y la vida de la creación entera; que se opongan a la pena de muerte y a las industrias extractivas de metales.
Si los candidatos no reúnen estas condiciones, que son mínimas ante la gravedad de la situación del país, el voto nulo es una opción.