Economía para todos

Abogado de empresas familiares

José Molina Calderón josemolina@live.com

Asistí al acto académico de otorgar el Doctorado Honoris Causa al abogado Andrés Olivero, en la Universidad de San Pablo de Guatemala, el 11 de mayo de 2019. El homenajeado narró su trayectoria profesional (1979-2019) como director externo en juntas directivas de empresas familiares. Falleció el pasado domingo, 3 de noviembre de 2019. Las empresas familiares suelen contar con profesionales que las apoyan. El recorrido de Andrés Olivero en palabras suyas se resume seguidamente.

Me siento muy orgulloso de haber ejercido mi profesión de abogado y notario durante cuarenta años. Hoy llevo un gran legado bajo mi brazo, que lo comparto con mi hija Caterina, abogada y notaria de profesión también…

En 1989, un gran amigo, visionario, muy allegado a mi padre y, de paso, muy inteligente, se acercó a mí y me invitó a participar en un proyecto de aviación en el cual se pretendía operar en Centro y Suramérica, a través de varias líneas aéreas. Participé en la junta directiva de una de las aerolíneas, posición que ocupé hasta el año 2017. Fue en el Grupo Taca, hoy parte de Avianca Holdings. Taca me invitó a viajar con su Santidad Juan Pablo Segundo de Toronto a Guatemala, en su última visita a nuestro país.

Otro gran amigo me invitó a su grupo familiar, esa corporación guatemalteca conocida como Cementos Progreso, de la cual me siento orgulloso de formar parte.

Otras dos personas con quienes también desarrollé una relación muy estrecha y permanente, a quienes considero más que amigos, me llamaron para trabajar con ellos en una industria azucarera en Guatemala, en el área social, y basados en el principio de solidaridad creamos Fundación Pantaleón, con un enfoque específico en la salud, la educación y el medioambiente.

Aquí también tuve la dicha de ejercer mi profesión mediante la gestión legal, pero también mediante una gestión empresarial, acompañándolos en sus consejos de Administración durante todos estos años. A este tercer grupo azucarero e inmobiliario se le conoce como Pantaleón en la industria del azúcar y Spectrum en la industria inmobiliaria.

Siempre en esos años y como complemento con los trabajos ya indicados tuve la oportunidad de acompañar a algunas instituciones financieras en sus consejos de Administración. Actividad que ha sido la mejor enseñanza para conocer la gestión de empresas de naturaleza diferente y aprender de primera mano cómo se debe llevar la contabilidad y las finanzas en todo negocio por simple que sea y en una corporación.

Por si fuera poco, con la carga de trabajo que llevaba acepté en 1987 la invitación del doctor Rodolfo Herrera Llerandi, de colaborar como su consejero y formar parte de su Fundación Chusita Llerandi de Herrera, hoy denominada Fundación Herrera Llerandi, y de sus últimos proyectos, el Hospital Universitario Esperanza.

Un agradecimiento muy especial se lo ha ganado mi esposa, aquí con nosotros, quien en estos 40 años de ejercicio profesional siempre ha estado a mi lado. Trabajé junto a muchas personas por el engrandecimiento de Guatemala, país del cual todas las mañanas agradezco a Dios haber nacido y vivido en él.

Presentación del libro de mi autoría Empresas Familiares en Guatemala. 50 casos en 200 años, hoy, en la Academia de Geografía e Historia de Guatemala, 6.15 pm. En Quetzaltenango, Universidad de Occidente, martes 12 noviembre, 6.15 pm. Encuentro de Empresas Familiares del Grupo Gestor, Tertulianos- Casa Museo, miércoles 13 noviembre 10 am; Universidad Rafael Landívar de Quetzaltenango, miércoles 13 de noviembre, 6.15 pm.