Economía para todos

Antecedentes bancarios de la Gran Depresión

José Molina Calderón josemolina@live.com

La Junta Directiva del Partido Liberal Progresista publicó un libro de lujo y con muy buenas fotografías titulado Seis años de gobierno presidido por el general Jorge Ubico. La directiva del Partido Liberal Progresista presenta a la conciencia nacional una relación sucinta y gráfica de la obra gubernativa realizada de 1931 a 1936. Seguidamente un extracto del mismo.

La Gran Depresión de 1929 afectó a Guatemala y al mundo entero y no se sabía cuánto tiempo iba a durar la crisis que se originó a partir de entonces. La Junta Directiva del partido oficial aprovechó para señalar lo que en su opinión fueron decisiones desacertadas de gobiernos anteriores: autorizar el estanco de los fósforos; consignar rentas de la Nación para una actividad específica; aumentar el impuesto del café; los errores administrativos del Ferrocarril de Los Altos y del Ferrocarril de Oriente, éste último el que conectó en 1929 a Guatemala con los ferrocarriles de El Salvador. Además, señala el escándalo de la concesión Schufeldt.

El presidente Lázaro Chacón enfrentó lo que se llamó “La Revolución de los Coroneles” a principios de 1929, la cual fue sofocada militarmente. Se llevaron a cabo varios consejos de guerra en la capital y en Quetzaltenango, que llevaron al fusilamiento de algunos de los rebeldes, así como otros fusilamientos en cierta forma extrajudiciales en Coatepeque. El hijo de uno de los fusilados escribió la historia tratando de conocer cómo había sido la muerte de su señor padre. El presidente enfermó de gravedad, quedando inhabilitado para gobernar prácticamente todo el año, sin renunciar al cargo, que era lo que correspondía. Finalmente, renunció al finalizar el año. Seguidamente hubo un período breve en el que ejercieron el mando tres presidentes, hasta que hubo elecciones que fueron favorables al general Jorge Ubico. Inmediatamente después se unificaron los dos bandos de liberalismo que se habían enfrentado en las elecciones recientes.

El día 14 de febrero el presidente electo dio un discurso en su toma de posesión. Nadie se imaginaba que empezaba una dictadura que concluiría el 1° de julio de 1944, cuando presentó su renuncia al cargo.

La segunda parte del libro trata sobre cuestiones económicas y financieras que es lo que se analizará en esta ocasión, que comprende los siguientes apartados: I. Un ciclo próspero y un ciclo adverso en la economía nacional; II. Una moneda sana al margen de todo artificio; III. Banco Central de Guatemala; IV. Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala; V. Antecedentes de nuestra Banca. Liquidaciones bancarias; VI. Consideraciones acerca del crédito bancario; y VII. Normas de relación entre deudores y acreedores.

Con anterioridad, en 1924, se había creado la nueva moneda denominada quetzal, y en 1926 se había establecido el Banco Central de Guatemala, Sociedad Anónima. Durante los tres primeros años de operación del banco, hasta llegar a la Gran Depresión en 1929, uno de los problemas importantes fue la cancelación de la deuda recíproca que los antiguos bancos de emisión tenían con el gobierno, y éste a su vez con los bancos, que el nuevo banco central trataba de solventar. Sin embargo, los bancos comerciales tuvieron problema en ajustarse a la Ley de Instituciones de Crédito de 1926, llamada popularmente Ley Bancaria. Con el inicio de la crisis, se agravaron los problemas bancarios y el presidente Ubico optó por fortalecer la moneda nacional, el quetzal.