Desarrollo de país

Elecciones 2020 en Estados Unidos

José Santiago Molina josesmolinam@gmail.com

Publicado el

El 3 de noviembre se llevarán a cabo elecciones en los Estados Unidos de América. Aunque en Estados Unidos también hay tres poderes –Ejecutivo, Legislativo y Judicial-, los tres con su peso político y sus funciones bien definidas, es de suma importancia la elección del Poder Ejecutivo, porque es el país más poderoso del mundo en lo económico y en lo militar. Guatemala queda casi a la vecindad de esa gran nación –México y el Golfo de México de por medio–, y hay muchísima relación entre ambos países, guardando las distancias de número de habitantes, desarrollo económico y potencia militar.

Tuve la oportunidad de estudiar mi carrera universitaria –Economía– y mi posgrado en Administración de Empresas en los Estados Unidos en los años ochenta. Fueron los años cuando gobernó Ronald Reagan, el presidente más sensato y carismático que he visto. En lo que estudiaba, veía cómo las decisiones del gobernante tenían congruencia entre el sentido común, la ciencia económica y los mensajes de confianza a la inversión. A la vez, fui viendo cómo se acercaba al presidente Gorbachov de la Unión Soviética, a la primer ministro Margaret Thatcher de Gran Bretaña y al papa Juan Pablo II. No me queda la menor duda de que con el liderazgo del presidente Reagan en las negociaciones con el líder soviético y apoyo de la Sra. Thatcher y el Papa, lograron eliminar el comunismo del bloque soviético y de Europa del Este.

He visto en el presidente Donald Trump un liderazgo similar al del presidente Reagan. Trump, en mi opinión, sin ser políticamente correcto y sin manejar el sentido del humor de Reagan, es sin duda alguna un empresario pragmático que ha logrado que los Estados Unidos recupere la confianza en la inversión y el desarrollo económico –ver indicadores antes de pandemia¬– sin perder el enfoque social y militar, pero evitando conflictos militares. En el tiempo de Reagan, unos medios de comunicación claves no eran sesgados ideológicamente como están actualmente, por lo que Trump frontalmente ha librado una gran batalla con ellos. Eso desgasta. El covid-19 tampoco le ayuda a la reelección al presidente Trump, porque los efectos en lo económico son marcados, tal y como lo ha sido en el resto del mundo. Sin embargo, veo que a la vez ha ido dedicando esfuerzos a la recuperación económica con mucha agilidad. Yo creo que el 3 de noviembre el presidente Trump y su compañero de fórmula, un vicepresidente de primer nivel, serán reelectos.

Disfruté la semana pasada viendo la Convención Nacional del Partido Republicano. Vi mensajes provida –Sister Deirdre Byrne–, del exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani alertado sobre resultados de políticos demócratas progresistas, del rol de una verdadera primera dama por la primera dama, de lo que han hecho y lo que se debe hacer tanto del vicepresidente Pence y del presidente Trump. Mensajes claros de defensa a la vida desde la concepción, de la importancia de la familia, defensa a la libertad, a la propiedad privada, a la prosperidad, a la inversión, al comercio entre potencias y al orden en el mundo. Desafortunadamente, los demócratas no enviaron en su convención mensajes agradables sobre la vida, la familia y otros. La elección de Joe Biden de Kamala Harris no apoya en esos temas.

Los estadounidenses tendrán que elegir entre un empresario pragmático que apoya la vida, la familia y la economía y un vicepresidente conservador, que fue gobernador exitoso en su estado con un papel satisfactorio en su cargo actual, o a un político que ha estado en Washington por más de 40 años en diferentes cargos públicos, incluido el de vicepresidente de Obama, que apoya el aborto y el movimiento LGBT y una exfiscal y senadora cuestionada por muchos por sus preferencias izquierdistas radicales.