Economía para todos

Empresa familiar de origen italiano

José Molina Calderón josemolina@live.com

Publicado el

Inmigrantes provenientes de Italia llegaron a Guatemala en distintas épocas. Durante el período presidencial de José María Reina Barrios, este invitó a muchos artistas a trabajar en Guatemala.

Entre ellos llegó Antonio Doninelli. El Libro Azul de Guatemala, de 1915, Relato e Historia sobre la Vida de las Personas más Prominentes, 406 pp., en papel elegante y grueso, en español e inglés simultáneamente dice así:

A. DONINELLI & CO. Constructores –Decoradores, propietarios del bien conocido Taller Artístico Industrial establecido en la Ciudad de Guatemala desde 1893, y dedicado a la fabricación de toda clase de trabajos de Construcción y Decoración.

El establecimiento cuenta con un personal de artistas y operarios muy competentes, así como también con la maquinaria más completa para los trabajos, como prensas hidráulicas especiales para la fabricación de ladrillo de cemento, etc;, etc. Pudiendo fabricar toda clase de decoraciones en cemento, yeso, terracota, bronce, Etc., así como también trabajos en cemento armado.

Los señores A. Doninelli & Co. han construido varios monumentos que adornan la Ciudad de Guatemala, siendo estos verdaderas obras de arte. En la capital han construido muchas de las principales residencias particulares…

Don Antonio Doninelli es el socio principal de ese afamado taller. Nació en Milán, Italia, en 1859 y fue educado en las ciudades de Roma y Milán. Dedicándose a la escultura, modelación y construcción, obteniendo un título de la Academia de Bellas Artes de Milán. Desde hace muchos años se encuentra radicado en este país, en donde se ha dedicado continuamente al ejercicio de su profesión. Además, ha sido profesor de Modelación en la Academia de Bellas Artes en la Ciudad de Guatemala. Está casado con doña Ángela de Doninelli, y tienen nueve hijos: Fernando, León, Ernesto, Mista, Anita, Inés, Aída, Pía y Marina. La residencia particular de la familia Doninelli está situada al final del Callejón de Variedades en la Ciudad de Guatemala.

La formación de la empresa familiar, y la propia vida en familia, la detalla una de sus descendientes, Consuelo de Aerenlund, en el libro La Zaga de los Doninelli. De Lombardía a Guatemala 1858-1944. Ediciones El Tucán de Virginia, México, D. F., 2006, 206 pp.

Este es un libro de aventuras que empieza con la forma en que se hacía la inmigración en esa época en barco. Luego viene la instalación del taller que fundó y la incorporación tanto de hombres como mujeres en la empresa familiar, que estaba en su propia casa, y conforme fueron creciendo en edad y experiencia.

Tres de las hijas pequeñas, mientras aún vivían en una aldea cerca de Milán, aprendieron a cantar junto con las señoras que iban a trabajar en la maquila que procesaba gusanos de seda y hacían hilos de seda. Ya en Guatemala, empezaron a cantar en distintos eventos sociales y finalmente se volvieron cantantes de ópera profesionales, la más conocida Aída Doninelli.

Don Antonio era muy buen trabajador, de carácter temperamental y fuerte, con una debilidad que le hizo perder el control del negocio. Finalmente no pudo continuarlo. Uno de los hijos se había mudado a Costa Rica a montar un taller parecido.

Entre sus trabajos más visibles, el taller construyó en 1901 los capiteles del Templo de Minerva al final de la Avenida del Hipódromo, que fue dinamitado el 29 de mayo de 1953 por instrucciones del gobierno del presidente Jacobo Árbenz.