Economía para todos

Empresa familiar Enrique Neutze B.

José Molina Calderón josemolina@live.com

La vida y obra de Enrique Neutze Bethenhausen es objeto de un libro inédito del historiador Hernán del Valle Pérez. El libro lleva por título el del personaje investigado. Un resumen del mismo se da a conocer seguidamente.

Durante los años 1859 y 1860, considerable número de alemanes vino a explorar las posibilidades de adquirir grandes fincas y dedicarlas al cultivo de café de superior calidad para enviarlo a su país, y organizar empresas exportadoras de ese producto; asimismo, abrir almacenes y conceder préstamos, a finqueros en particular.

Neutze Bethenhausen se adelantó a su tiempo, por decir lo menos. Nació el 25 de mayo de 1857 en Ehosten, Alemania; hijo de Wilhelm Neutze y Elisa Bethenhausen, Veintitrés años de edad contaba en 1880 cuando recaló en el Puerto de San José, y con 43 años de vivir en Guatemala falleció a sus 66 años, el 1 de junio de 1923. Dejó profunda huella en el desarrollo económico del país. Conquistó el respeto de importantes literatos e historiadores nacionales y extranjeros.

A nivel universitario, en Berlín, estudió economía y negocios. En Hamburgo trabajó en un banco vinculado a un consorcio de importadores de café de Guatemala, sociedad que, reconociendo su capacidad, lo contrató para venir a organizar una compañía que cultivara y exportara café, misión que cumplió el 2 de febrero de 1891 cuando constituyó la “Compañía de Plantaciones Chocolá”, entre muchas otras.

Fue director del Banco de Occidente en Quezaltenango; se asoció con Juan Aparicio hijo en la sociedad agrícola finca de café El Porvenir; en 1894 era agente de casas comerciales alemanas; una de ellas, Arthur Koppel de Berlín, dedicada a vender ferrocarriles; incursionó en el comercio; representante del Lloyds de Londres, el centro más importante del mundo en seguro y reaseguro; cultivó café; luego, al trasladarse a la capital, fue director del Banco de Guatemala (privado); su solvencia garantizó la confianza de entidades bancarias, financieras e industriales de Hamburgo, que lo apoyaron para instalar el Ferrocarril de Ocós el 23 de septiembre de 1895 y fundar la Empresa Eléctrica de Guatemala en 1897; organizó entidades industriales que fueron parteaguas de una sociedad sumida en obsoletos métodos de producción.

En 1897 renegoció la deuda inglesa de Guatemala (1825) en Londres. Derivado de complejos acuerdos, Enrique alcanzó en Londres una moratoria de varios años para el pago y reducción en el monto de los intereses. El Ejecutivo lo destacó para que se trasladara a Inglaterra a renegociarla. En Londres disfrutó un privilegio otorgado a personajes destacados al concluir los acuerdos de renegociación de la deuda. Fue invitado de honor a un almuerzo ofrecido por la reina Victoria, cabeza del Imperio Británico durante 63 años (24/5/1837-22/1/1901).

El 11 de octubre de 1894, a los 37 años de edad, obtuvo concesión para organizar una empresa generadora de electricidad producida por fuerza motriz, que se establecería “sobre las cascadas del río Michatoya”. El 7 de diciembre de ese año, Enrique y dos ciudadanos alemanes, Federico Gerlach y Hermann Hoepfner, fundaron lo que fue luego la Empresa Eléctrica de Guatemala, Sociedad Anónima (EEGSA).

Presentación del libro Empresas Familiares en Guatemala. 50 Casos en 200 años, en Universidad del Valle de Guatemala, Campus Sur, miércoles 20/11, 8 am, km 92.5, Carretera a Mazatenango, Santa Lucía Cotz., Escuintla.