Economía para todos

Empresa familiar María Gordillo

José Molina Calderón josemolina@live.com

La dulcería popular viene desde la época prehispánica y colonial. Existió un gremio de confiteros desde 1613.
La Revista Galería Guatemala publicó una monografía sobre empresas familiares (EF) titulada La dulcería guatemalteca. Nuestros rasgos y símbolos culturales. (Editorial Galería Guatemala, Fundación G&T Continental, Año 5, No. 14, Guatemala 2002, 57 pp).

Entre los personajes conocidos de la dulcería guatemalteca está doña María Gordillo, (1893-1970), en Antigua Guatemala, Sacatepéquez. La historia de esta casa de la dulcería se remonta a 1872 en la actual capital de Guatemala, cuando la madre Dolores Ortíz, monja exclaustrada del Convento de Santa Clara por los gobiernos liberales de Miguel García Granados y Justo Rufino Barrios tuvo que abandonar el convento. Su director espiritual, el capuchino fray Esteban de Adoain, le recomendó que empezara a buscar una casa en Antigua Guatemala, y que llevara con ella, como acompañante, a la pequeña huérfana Mercedes, para que vivieran como madre e hija, ya que ambas tenían el apellido Ortiz por haberla tomado en adopción, a quien le enseñó todo lo relacionado con la hechura de dulces cubiertos y demás golosinas que constituyen una delicia al paladar.

Agustín Estrada Monroy dice lo siguiente: La Madre Dolores hizo ver a fray Esteban que, siendo ella mayor, no le sería fácil encontrar cómo sostenerse y además velar por aquella niña de 14 años. Él le recordó que ella sabía hacer los deliciosos dulces que había aprendido en Puebla de Los Ángeles, México, cuando fue a visitar a las Monjas Clarisas. Poco tiempo después, al ser derrocado el gobierno del presidente Vicente Cerna, fue expulsado el Arzobispo y unos meses después las comunidades de religiosos, incluyendo la de los Capuchinos de Fray Esteban de Adoain.

Agrega Estrada Monroy lo siguiente: El 9 de enero de 1874 se ordenó la concentración de todas las religiosas de Guatemala en el Convento de Santa Catalina. El 3 de marzo se ordenó su exclaustración, quedando exceptuadas las Hermanas de la Caridad que atendían los pacientes del Hospital San Juan de Dios… Con ayuda de personas amigas de Antigua, ese mismo año Mercedes y ella se trasladaron a una pequeña casa. Aquí empezaron el oficio de hacer dulces aprendido en Puebla.

La Madre Dolores fundo la Dulcería —primera generación empresarial—. Mercedes —segunda generación— nació en Antigua Guatemala en 1858. En 1891 Mercedes contrajo matrimonio con Patrocino Gordillo, siendo su hija justamente María Gordillo —tercera generación—.

Después de doña María Gordillo, la tienda quedó a cargo de su nuera María Cristina González de Durán, casada con Carlos Durán Gordillo —hijo único, cuarta generación—. Hoy tiene a su cargo la tienda María Mercedes Durán González de Gaytán —quinta generación—. Y la sexta generación ya trabaja allí.

Si solamente se cuentan las generaciones a través de doña María Gordillo, quien dio su nombre a la dulcería, actualmente la dirige la tercera generación con los hijos que se están incorporando de la cuarta generación. Dirigida por mujeres en cinco generaciones, durante 147 años.

Una variedad de 90 golosinas se pueden encontrar en la tienda de María Gordillo, ser atendidos en el mismo mostrador de cedro y estanterías antiguos y bajo la mirada fija de los múltiples tecolotes de barro que adornan la pared del lugar. Los dulces típicos —con el nombre con que se les denomina— se siguen elaborando en la cocina colonial de la casa, con los mismos secretos que se han conservado de generación en generación, para ofrecer dulces siempre frescos y de calidad.