Por la libertad

Feliz año 2020 con optimismo

Comienza un nuevo año y una nueva década, la tercera del siglo XXI. Atrás dejamos todo lo bueno y malo que nos haya podido suceder. De lo malo y errores aprenderemos para que no vuelvan a suceder y de lo bueno, que siga y dure. Soy una persona optimista y creo que esta será una gran década para los guatemaltecos y el mundo entero.

A pesar de todo el pesimismo que existe a nuestro alrededor, sobre todo con aquellos medios populistas y redes sociales que continuamente están asustándonos con noticias alarmantes, deprimentes y pesimistas les invito a ser positivos y no dejarse llevar por tanta ficción. La realidad es otra. Cada día estamos mejor. Si, tanto en Guatemala como en el resto del mundo. Y esto lo podemos afirmar con evidencia y no con pura charlatanería. Es verdad que hay muchos problemas por resolver, pero vamos mejorando. Les recomiendo leer un artículo reciente de Matt Ridley en The Spectator, escritor científico británico. El artículo publicado el 21 de diciembre del 2019 se titula “Acabamos de tener la mejor década de la historia humana. En serio”. También recomiendo leer su libro El optimista racional, publicado en el año 2010, en el cual presenta mucha evidencia de cómo, cada año, mejora el mundo. El trabajo de Ridley sigue la línea del economista americano Julian Simon.

En este artículo, Matt Ridley nos hace ver que la pasada década ha sido impresionante en la mejor del nivel de vida de los habitantes del mundo entero. La extrema pobreza de la población mundial ha caído por primera vez abajo del 10%. En la medida en que Asia y África tienen mayor crecimiento económico, la desigualdad mundial cae. La mortalidad infantil ha caído a niveles récord y las hambrunas han prácticamente desaparecido. La malaria, la poliomielitis y las enfermedades cardíacas vienen en descenso.

Las cifras para Guatemala también son alentadoras pues todos estos indicadores han mejorado en la pasada década a pesar de todos los problemas que aún tenemos por ser un país pobre y que sigue subdesarrollado con bajo crecimiento económico. Pero además de los indicadores de salud, expectativas de vida, mortalidad infantil y otros relacionados podemos ver cómo en esta década hemos tenido mejoras impresionantes en nuestra disminución de la tasa de homicidios por un lado y disminución en precios de la energía eléctrica por el otro, lo cual nos hace ser más eficientes y nos permite un mayor crecimiento económico.

Seguro que muchos se preguntarán cómo es posible que las cosas mejoren a pesar de los gobiernos que hemos tenido. Pues sí, mejoran porque el ser humano es creativo y capaz de hacer muchas cosas para que su propio bienestar se incremente. Imaginémonos cómo estaríamos sin tanto freno que nos imponen los gobiernos. Estos frenos son los que debemos liberar. Y me refiero a tanta burocracia, permisos, impuestos, gastos innecesarios, trámites que retardan y encarecen todo, chantajes, corrupción, etc.

Pero hay quienes cuestionan que el medio ambiente esté mejor. Lo que leemos es que se está deteriorando. Pues no, si lo vemos a nivel mundial, está mejorando. Cada día, las empresas producen más con menos recursos. Esto significa eficiencia traducida en menos energía y emisiones producidas. Las tecnologías han permitido que podamos usar menos tierra, agua, fertilizantes y agroquímicos en general para producir los alimentos que toda la población mundial necesita, que usemos menos energía para iluminarnos, y así podemos mencionar muchísimas cosas que hacen nuestra vida mucho mejor. Los damos por hecho. Un ejemplo son los celulares que hoy son computadoras, cámaras, teléfonos, agendas, mapa, periódicos, libros, etc.

Nos espera una gran década donde seguiremos mejorando. ¡Feliz año 2020!