Pluma invitada

Guatemala sigue siendo víctima de enemigos

¡Guatemala feliz…! que tus aras, no profane jamás el verdugo; ni haya esclavos que laman el yugo ni tiranos que escupan tu faz. Si mañana tu suelo sagrado lo amenaza invasión extranjera, libre al viento tu hermosa bandera a vencer o a morir llamará; que tu pueblo con ánima fiera, antes muerto que esclavo será.

Nuestros padres lucharon un día, encendidos en patrio ardimiento, y lograron sin choque sangriento colocarte en un trono de amor. De tus viejas y duras cadenas tú forjaste con mano iracunda, el arado que el suelo fecunda y la espada que salva el honor. Es tu enseña pedazo de cielo en que prende una nube su albura, y ¡ay! de aquel que con ciega locura sus colores pretenda manchar. Pues tus hijos valientes y altivos, que veneran la paz cual presea, nunca esquivan la ruda pelea si defienden su tierra y su hogar. Ave indiana que vive en tu escudo, paladión que protege tu suelo. ¡Ojalá que remonte su vuelo, más que el cóndor y el águila real! y en sus alas levante hasta el cielo, Guatemala tu nombre inmortal.
Nuestro país no es libre, son muchos sus malos hijos y extranjeros que continúan manchando nombre y corazón de esta bendita e histórica tierra del bello quetzal, símbolo de libertad, vendiéndola, traicionándola, corrompiéndola, enriqueciéndose ilícitamente de sus recursos y apropiándose de su fe, derechos, ideales, civismo, cultura y riqueza.

La actual, terrible y mortal pandemia que abate a los guatemaltecos evitará que sus hijos honrados, dignos y responsables, ajenos a las adversidades del pasado y presente, festejen con filantropía su festividad, con algarabía, desfiles, antorchas, música, tambores, trompetas, banderas, colores, gritos y fiestas, permitiendo proyectar ejemplar y cívica enseñanza a niños, adolescentes y jóvenes, futuro del país, quienes, ojalá, no sean víctimas también de la desfachatez de estos políticos, funcionarios y poderosos corruptos sumergidos en su imperio e intereses.

Mientras esto sucede, es urgente que cada departamento, incluyendo esta capital, cuente con hospitales modernos, como el recién inaugurado en Santa Lucía Cotzumalguapa, para superar el débil servicio de los Centros de Salud a la gente necesitada, por falta de insumos y equipos modernos, particularmente a quienes viven en lejanas poblaciones y montañas donde los recursos son mínimos.

En Chimaltenango proyectan equivocadamente construir un hospital en el área de la Escuela Normal Rural Pedro Molina, de La Alameda, en perjuicio de 11 centros educativos, siendo obligado buscar otro lugar adecuado para tan importante proyecto que cubrirá, además, Sololá y Quiché.

Taiwán ha proporcionado valiosos y diversos programas a Guatemala desde hace cerca de 80 años, y lucha por ser incluido en la 75 Asamblea General de la ONU, que celebra un nuevo cónclave este mes. Actualmente ayuda a nuestro país con aportes de tecnología moderna en contra del covid-19: dos millones de mascarillas quirúrgicas, dos analizadores PCR, cuatro sistemas de detector automático de temperatura humana, 10 respiradores, 12 camas térmicas, 1,500 termómetros infrarrojos, seis mil prendas de protección de bioseguridad, 10 mil kits de pruebas rápidas, 12 mil prendas de aislamiento hechas en Guatemala, 15 mil prendas de protección, equipo médico para hospital temporal en Parque de la Industria, 81,600 sopas instantáneas e intercambio de experiencias por videoconferencias.

Actualmente participa en la ampliación de la ruta al Atlántico y beneficia a hospitales.