Alma fuerte

Hospital donado por Taiwán cubrirá desnutrición infantil

Publicado el

Lamentable, criticable y pública es la horrenda desnutrición infantil que golpea severamente con sufrimiento y muerte desde hace muchos años a sectores de pobreza, extrema pobreza y niveles medios de nuestro país, sin que varios gobiernos le hayan puesto profunda y responsable atención a tan delicado problema, como es su obligación. El sufrimiento de estos niños, de sus padres, familiares y de la ciudadanía consciente ha sido ignorado de manera irresponsable por las autoridades de Salud de varias administraciones gubernamentales, cuando deberían haberle prestado atención con urgente prioridad. Los millones de quetzales del pueblo robados descaradamente por repudiables personajes oficiales y particulares de diversas épocas y actualmente pudieron y pueden ser investidos en tratamientos y curaciones a fondo en estas pequeñas víctimas que podrán dirigir con honradez y responsabilidad el futuro destino de nuestra querida pero muy golpeada patria Guatemala.

La República de Taiwán, China, que ha venido contribuyendo con nuestro país de manera por demás valiosa desde hace cerca de 80 años, con una serie de importantes proyectos como un tramo carretero en la ruta al Atlántico, impulsa ahora valioso patrocinio de construcción de un moderno hospital regional en La Alameda, Chimaltenango, que también cubrirá los departamentos de Sacatepéquez, Sololá y Quiché. Este centro asistencial abrirá muy pronto sus puertas y valioso servicio, cuya actual y moderna construcción registra un 80 por ciento de obra gris y un 69 por ciento de avance total. Su actual embajador en Guatemala, señor Li-Cheng Cheng, supervisa constantemente los trabajos de tan importante y trascendental obra de cooperación entre ambos países, calificada como directa, eficiente y transparente, lo cual satisface a la ciudadanía honrada y trabajadora.

Importante beneficio hospitalario que cubrirá a pacientes pobres, de extrema pobreza y niveles medios las veinticuatro horas de cada día, en sus salas de pediatría, maternidad para madres y niños recién nacidos, y para adultos, atención general, medicina, cirugía, traumatología, cuidados intensivos e intermedios. También aplicará tratamientos médicos y medicinas a enfermos en consultas diarias externas. Tendrá salas con 350 camas, oficinas, parqueos, empleo para más de 500 familias, ingreso financiero para proveedores, reactivación económica y adquisición de materiales del país, como tejas rojas del municipio de El Tejar. Este proyecto estaba diseñado para el área donde desde hace muchos años funciona la escuelita de primaria Centroamérica, anexa a la Escuela Normal Rural Pedro Molina, pero comprendieron que podía afectar al alumnado y catedráticos de 12 centros educativos, así como varios sectores de habitantes.

Este beneficio hospitalario contrasta con repudiable acción de enorme cantidad de males que no han sido ni serán corregidos por valientes y honrados guatemaltecos que deberían alzarse con las leyes en mano para defender la soberana patria que sigue y seguirá siendo manchada por esbirros a quienes solamente les interesan millonadas de dinero robado, cuyo destino, si las leyes se cumplieran, sería la prisión o el exilio. Esa riqueza debería ser empleada en sectores necesitados, pero esto no sucederá porque aflora la flojedad gubernamental y ciudadana. Algunos colegas periodistas valientes que han denunciado y criticado tan negras etapas han sido amenazados, golpeados, capturados, encarcelados, procesados y muertos. Ignoramos el futuro de nuestra sufrida patria, aunque tememos sea funesto por imposición de nuevas leyes en contra de la libre expresión del pensamiento y libertad de prensa.