Desarrollo de país

Inversión, inversión, inversión

José Santiago Molina josesmolinam@gmail.com

Publicado el

El gobierno de los Estados Unidos que tomó posesión el 20 de enero ha manifestado su gran preocupación por el enorme incremento de emigración irregular de mexicanos y centroamericanos a los Estados Unidos en el primer trimestre del año. Por medios de comunicación se ha conocido la crítica al nuevo gobierno del descontrol en el tema de migración ilegal, lo cual ha causado una reducción en la popularidad del presidente Biden. Tienen la interrogante de qué hacer para crear nuevas condiciones para que mexicanos y centroamericanos no tengan que hacer su futuro en la unión americana.

Se ha sabido que tanto el presidente Biden como la vicepresidenta Harris han tenido comunicación telefónica con el presidente Alejandro Giammattei. No se ha sabido que haya sucedido lo mismo con los mandatarios de El Salvador y de Honduras, por lo que me hace pensar que le están poniendo mayor atención a Guatemala.

El enviado de la Casa Blanca a Guatemala, Ricardo Zúñiga, a quien lo acompañó una pequeña pero importante comitiva, a través de distintas publicaciones dijo que en la reunión que tuvieron con el presidente Giammattei conversaron sobre la necesidad de crear las condiciones para que los guatemaltecos podamos hacer nuestras vidas con dignidad y con esperanza aquí en el país. Fueron muy claros en recalcar que Guatemala y los Estados Unidos son países amigos y sociedades amigas.
Hicieron ver que encontraron mucha receptividad del gobierno, del sector empresarial y de la sociedad guatemalteca en general para que se trabaje sobre las causas de esa emigración ilegal, pero con resultados rápidos. Es un gran reto, pero a la vez hay grandes oportunidades para que se logren los objetivos. Hablaron de encontrar vías legales para la migración, lo cual es muy importante, porque oportunidades hay en Estados Unidos, pero debe ser todo en regla.

La emigración ilegal cada vez es más riesgosa. Se han visto masacres como la de febrero en el norte de México, y se ha sabido de muertos en el desierto y el cruce de frontera.

Por tuits de la Embajada de los Estados Unidos, por tuits del gobierno de Guatemala y por medios de comunicación nos enteramos de las visitas que hicieron al presidente, a Cancillería, a otros ministros, y de reuniones que tuvieron con el sector empresarial, con algunos miembros de sociedad civil, con líderes indígenas y con algunos miembros del sistema de justicia. Eso refleja la búsqueda de aliados que tienen para implementar estrategias de corto, mediano y largo plazo.

Afortunadamente el sector empresarial, como lo he comentado en artículos recientes, tiene logros que quizá no ha sabido comunicar, pero que son reales, tanto en centros urbanos, empezando por la ciudad de Guatemala, como en el área rural. También hay proyectos de corto, mediano y largo plazo. Uno de esos es el que trabaja McKinsey & Company y otros son proyectos gremiales, de asociaciones y de empresas que han dado resultados.

Se debe fortalecer las instituciones públicas para que tengamos ley y orden. Hay que trabajar en el estado de Derecho y en la certeza jurídica para atender el mediano y largo plazo en la inversión, pero en el corto plazo hay que tener el clima para que se den más inversiones. Guatemala ya dio un importante paso: el miércoles 14 tendremos nuevos magistrados titulares y suplentes en la Corte de Constitucionalidad. Toca hacer reformas a leyes claves como la Electoral y de Partidos Políticos, de Infraestructura, de Zonas Francas y otras, y a la vez mantener la economía pujante como se dio en el primer trimestre del 2021. Estoy seguro de que avanzaremos en 2021, pero tenemos que hacerlo sosteniblemente en lo económico, en la seguridad y en la justicia. Si EE. UU. apoya la inversión con mecanismos sencillos, más rápido se verán los resultados.