Economía para todos

La falta de moneda en la Colonia

José Molina Calderón josemolina@live.com

Publicado el

Carlos Jara y Carlos M. Paiz publicaron el libro La ceca colonial de Guatemala: un recorrido por sus 90 años de historia y un catálogo ilustrado.

Hace referencia al período de 1731 a 1821. Al respecto, hice la siguiente entrevista a Carlos M. Paiz, el 16 de marzo de 2022.

¿Cuáles son los antecedentes históricos de la Casa de Moneda de Guatemala?

Antes de adentrarse en la historia de la Casa de Moneda de Guatemala y sus emisiones, es útil revisar el contexto económico, marco histórico y político de la Capitanía General de Guatemala como parte del imperio colonial español. La acuñación y circulación de monedas, y sus consecuencias para el desarrollo de la actividad económica representaban una preocupación significativa para la corona española a finales del siglo XV. Un importante marco regulatorio en esta materia se alcanzaría finalmente con el conjunto de ordenanzas conocido como la Pragmática de Medina del Campo, las cuales fueron adoptadas por Real Decreto del 13 de junio de 1497, unos cinco años después del arribo de Cristóbal Colón a América. Dichas ordenanzas constituirían en adelante la base del sistema monetario de las colonias españolas hasta comienzos del siglo XVII.

¿Cuáles eran los problemas monetarios en Guatemala durante la época colonial?

Uno de los problemas recurrentes en estos nuevos dominios americanos sería la falta de circulante, que dificultaba los intercambios comerciales. En teoría, la corona española podría enfrentar este problema de dos maneras, ya sea enviando moneda acuñada en la España peninsular para su uso en América o bien acuñando moneda propia en esas colonias. Aunque la primera de estas alternativas fue inicialmente escogida, resultaría impráctica casi de inmediato, debido a la rápida expansión de los territorios conquistados y al poco volumen de moneda que se acuñaba, incapaz de satisfacer una demanda en constante crecimiento. Eventualmente terminaría imponiéndose la segunda alternativa, debido a las inmensas reservas de metales preciosos existentes en América, aun cuando era vista con recelo por autoridades que temían no poder implementar medidas de control eficaces en dominios lejanos.

¿Cuáles fueron las primeras dos casas de moneda en América?

Las primeras dos casas de moneda autorizadas para funcionar en América fueron la de México — el 11 de mayo de 1535— y la de Santo Domingo —el 3 de noviembre de 1536—. Ambas tendrían destinos radicalmente distintos: contrastaría así el evidente éxito de la casa mexicana con el fracaso de la dominicana, clausurada definitivamente luego de la invasión del corsario inglés Francis Drake en 1586, después de apenas algunas décadas de funcionamiento irregular.

¿Qué ocurría con las monedas en la Capitanía General de Guatemala?

La falta de circulante siguió siendo un problema, particularmente en los dominios más pobres o aislados como la Capitanía General de Guatemala, incluso después del establecimiento de otras casas de moneda en América. Para dicho territorio, la mayoría de las monedas en circulación durante la primera mitad del siglo XVII provenía del comercio exterior con los Virreinatos de la Nueva España y del Perú, siendo el cacao la principal exportación. El historiador Valentín Solórzano estima, por ejemplo, que para 1560 eran llevadas desde Guatemala anualmente a México 200 mil cargas de cacao con un valor de 60 mil pesos (480 mil reales) e indica, a su vez, que dos galeones peruanos llegaron anualmente a los puertos del Reino de Guatemala a partir del 28 de marzo de 1620 con 200 mil ducados (alrededor de 2,200,000 reales) “[…] para comprar los productos de la tierra”.