Mirador

La gran parodia cuatrienal

Pedro Trujillowww.miradorprensa.blogspot.com

Suele ser frecuente quejarse de la exigua decencia y escasa calidad técnica de postulantes para cargos públicos. Al referirnos a ellos ponemos énfasis —e hígado— en denigrarlos, señalarlos y hasta insultarlos, porque nos cuesta asumir dos cosas. Una, que forman parte de nuestro entorno social, es decir: “son como nosotros”. Otra, que muchos llegan al cargo porque los votamos. No vale lamentarse solamente de la mala oferta, sino también de la nula demanda y especialmente de la irresponsabilidad al votar. La pelota está en el tejado del elector y no en el del candidato.

Si existiera eso que se denomina “vergüenza social” —que no es escarnio público—, muchos se ruborizarían tanto de subirse a una tribuna a hacer el ridículo como de llegar a un mitin a recoger, cual pordioseros, la camiseta, la gorra o la cajita de fósforos, lo que consolida ese término de “prostitución del voto”. ¿Cuánto vale usted, sus hijos y el futuro del país? Para muchos, un pachón de plástico o una tortilla con frijol, menos que aquella primogenitura bíblica que costó un plato de lentejas.

En este iniciado proceso electoral, lo señalado se da más que en anteriores. La mayoría de opciones son personas desconocidas o que muchos desearíamos que no estuvieran porque son la antítesis de lo que debe ser un funcionario. Los partidos que apuestan por la “dignificación” de la política han llenado las casillas de gente joven o de profesionales liberales. Desde el punto de vista de la rectitud se puede admirar el esfuerzo al apostar por personas libres de sospecha y comprometidas con la trasparencia. No obstante, desde el punto de vista práctico es inoperante. Son aprendices, principiantes, neófitos que intentarán hacer con decencia “lo que no saben hacer” porque desconocen. Por tanto, y evaluando la eficacia que demanda el elector, “tan malo” es quien hace las cosas deshonestamente como aquel que no las hace o las hace mal por desconocimiento y falta de pericia. La conclusión, desde el sentir ciudadano, es idéntica: uno le roba y no le construye el puente y el otro no le roba, pero no sabe cómo construirlo. Una disyuntiva que tampoco me aclaró un gringo cuando le pregunté cuál era la diferencia entre “erase” y “delete”. No sé, me dijo, pero cualquiera de los dos te lo borra todo.

Fernando Alcántara, profesor en la Universidad de Salamanca y gran latinoamericanista, publicó un libro titulado El Oficio de Político, en el que recoge algunas cualidades necesarias para acometer el reto de la administración pública con un mínimo de eficacia y éxito. En política la percepción es importante pero la acción imprescindible, y con estos nuevos perfiles —perdón por la tristeza que diría Sabina— no se arreglan los problemas que tenemos.

En este mar de lágrimas aparece un audio en el que la candidata Torres dialoga con Gustavo Alejos sobre donaciones en dinero —hablan de recibir Q40 millones— con esa tranquilidad que da la ausencia de justicia, la impunidad y la habitualidad. Hasta dicen de “quitárselo al otro”, es decir, a Baldizón, quien salió de la UNE al ver cómo el rédito de ir solo era mayor que pagar peaje por quedarse entre los verdes. Por su parte, el alcalde de Mixco se sube a una tarima callejera a cantar, grotesca y desenfrenadamente, sustentado por el hijo de Zeus y Sémele y el éxtasis hormonal del momento, para más tarde caerse de un caballo. Interesante observar cómo echamos la culpa a los demás y soslayamos nuestra responsabilidad de ciudadanos de tiempo completo. Y es que aquello de animal político no pasó de lo primero.