Quién te lo iba a decir

ColumnasDiarias

Qué más daba un saludo, si al día siguiente podías hacerlo. Qué importaba un abrazo o un beso olvidado por la mañana, si podías recuperarlo.