Economía para todos

Música litúrgica antes del 15 de septiembre

José Molina Calderón josemolina@live.com

El papel de la Iglesia y de otros actores sociales en el proceso independentista se encuentra en el libro Ana María Urruela de Quezada, editora y coautora, Memoria y Compromiso: La Iglesia y el Bicentenario de la Independencia, 1821-2021. Tomo I: Tiempos de Cambio, 1767-1811. Guatemala, Mayaprin 2019. 395 pp. Se analiza el artículo de Dieter Lehnhoff, La Música en el Arzobispado de Guatemala. A continuación, párrafos del artículo, indicando entre paréntesis el número de página.

El período histórico que se investiga abarca la última etapa del régimen colonial, desde el nombramiento de Rafael Antonio Castellanos como maestro de capilla de la Catedral de Santiago, el 9 de junio de 1765, hasta la fundación de la Sociedad Filarmónica del Sagrado Corazón de Jesús, fundación promovida por José Eulalio Samayoa el 2 de julio de 1813. (310)

El estilo musical de las composiciones surgidas en el período analizado significó el fin del Barroco y de los cánones basados en el Clasicismo. La música cumplía una función eminentemente litúrgica y estaba presente en todas las funciones de la Catedral y las iglesias, no solamente en Santiago, sino en todo el reino. Los tres ámbitos en los que se desarrollaba la música europea en ese tiempo -la iglesia, la cámara y el teatro- el único relevante en Guatemala fue el primero, ya que no existía teatro ni está documentada mayor actividad musical fuera de la iglesia. (310)

El repertorio de composiciones surgidas en la Catedral de Santiago para la hora de maitines -en la madrugada- está integrada por villancicos y cantadas sobre textos en castellano y otros idiomas vernáculos… (311)

Las instituciones musicales más importantes que existieron en las ciudades principales del imperio español en el Nuevo Mundo (incluyendo la capital del reino Goathemala), eran las capillas musicales de las catedrales cuyos repertorios han sobrevivido en los archivos catedralicios del continente, como testigos de una vigorosa vida musical. (314)

La capilla musical de la Catedral de Goathemala era una institución de gran importancia para la vida de la capital del reino. Como se sabe, desde la erección de la catedral, el primer obispo de la nueva diócesis, Francisco Marroquín, entre 1533 y 1563, había provisto la función del maestro de capilla y del organista… (314)

Para los ciudadanos, incluidos los miembros de la capilla musical de la Catedral, el terremoto de 1773 y el traslado a la Nueva Guatemala, tuvieron consecuencias serias de varias órdenes. La pérdida de sus bienes, la permanencia en la ciudad arruinada, y más tarde lo esfuerzos el traslado y el inicio de una nueva vida en condiciones físicas insuficientes, provocaron en los músicos fatiga, enfermedad y carestía económica. (319)

Durante los primeros tiempos en el nuevo sitio, el maestro de capilla tuvo que luchar contra la inconstancia de sus oficiales, motivada por la dureza de sus circunstancias cotidianas, mientras que el mismo era víctima de considerables quebrantos físicos que dificultaban su labor. (321)

El autor se refiere con mucho detalle, a los inicios de la música instrumental y a la instauración de la sociedad filarmónica del Sagrado Corazón de Jesús, y a las obras del género sinfónico. (329- 333)

En un panorama histórico, cambiante, como conclusión, surgieron numerosas obras originales aportadas para la iglesia por los más destacados compositores… (333)

Entre los compositores sobresalieron, en las diferentes etapas, Manuel José de Quirós, Rafel Antonio Castellanos, Manuel Silvestre Pellegeros, Pedro Nolasco Estrada Aristondo, Vicente Sáenz, y José Eulalio Samayoa. Sus obras dan cuenta de una intensa vida musical… (333)