Por la libertad

Navidad de 2021

Publicado el

Mañana celebraremos Nochebuena, y pasado mañana, Navidad. Es una fiesta cristiana en la que se celebra el nacimiento de Jesús. Sin embargo, es una fecha de celebración universal en la que creyentes o no creyentes se unen a celebrar esa buena voluntad que une a los seres humanos. Con excepción de algunos países dictatoriales, la Navidad se celebra en casi todo el mundo.

Es la libertad de culto, junto con otras libertades, las que permiten que las personas libre y voluntariamente puedan celebrar la Navidad o la fiesta que quieran de acuerdo con sus creencias. Justo hay siete países donde la Navidad está prohibida. La intolerancia religiosa unida al poder de los gobernantes ha hecho que en estos países no se pueda celebrar la Navidad. Hay multas, cárcel y hasta persecución a quienes así lo hagan. Incluso a quienes practiquen el cristianismo se les persigue y pueden llegar a ser encarcelados.

Estos países, de acuerdo con un artículo publicado esta semana en El Tiempo, de Colombia, son: Tayikistán, Corea del Norte, Argelia, Somalia, China, Brunéi y Arabia Saudita. Con excepción de China y Corea del Sur, los países mencionados profesan la fe islámica. China prohíbe la celebración de la Navidad y promueve la cultura china. El cristianismo es perseguido por gente del partido comunista y los que profesan esta religión tienen que hacerlo escondidamente. Es una hipocresía la de China, ya que son los principales productores de artículos de Navidad (luces, adornos, arbolitos, etc…) que se exportan a todos los países del mundo entero. El caso de Corea del Sur es patético. El líder absoluto, Kim Jong-un, “invitó a todos a celebrar a su abuela, Kim Jong-suk, quien nació en 1919 y la llaman La Sagrada Madre de la Revolución”. Nada que comentar aquí.

Justamente quienes defienden el comunismo son enemigos de la religión. Ya lo decía Marx, la religión es el opio del pueblo, y la trilogía de enemigos de los comunistas es precisamente la religión, la familia y la propiedad privada. No todos los países que han prohibido la Navidad son comunistas, pero sí tienen una característica en común, que son dictaduras. No se respeta la libertad de las personas a escoger qué hacer con sus vidas y cómo vivirlas, incluyendo sus propias creencias. Se prohíbe el cristianismo a base de coerción.

Si celebramos la Navidad este año, seamos creyentes o no, agradezcamos porque podemos hacerlo, porque tenemos la libertad de culto y podemos escoger hacerlo libremente, sin temor a ser perseguidos. Justo esta libertad es parte del resto de libertades que conforman una sociedad moderna y civilizada.

En Guatemala gozamos de esta libertad tan maravillosa para celebrar la Navidad de la forma en que las personas lo consideren más apropiado. Hay muchas tradiciones lindas y muy típicas, desde comidas hasta los famosos nacimientos. El tamal, la manzanilla, musgo, pinabetes, ponche, pavo y muchas cosas más. Los convivios están por todos lados. El tráfico en estos días es parte ya de las tradiciones navideñas. Me reí a carcajadas con un “meme” que me mandaron, de un papá jugando con su hijo con carritos en una pista de juguete, la pista estaba llena de carros pegando bómper con bómper, y lo que jugaban era que estaban en la carretera a El Salvador. Lo más divertido fue que en el grupo donde lo vi comenzaron a decir que parecía la Roosevelt, la Aguilar Batres, etc… Sea como sea, el tráfico lento y pesado se vuelve peor en estos días y hay que tener mucha paciencia.

Desde mi rinconcito donde escribo estas líneas semanales, les deseo a todos una muy feliz Navidad y que el próximo año sea uno lleno de libertad, paz, prosperidad y un mayor bienestar.