Por la libertad

Segunda vuelta: ¿Torres o Giammattei?

Por fin, dos semanas después de las elecciones, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) confirmó oficialmente los resultados de las elecciones para presidente y vicepresidente de la República de Guatemala. Tendremos una segunda vuelta, el próximo domingo 11 de agosto, entre Sandra Torres, de la Unión Nacional de la Esperanza (UNE), y Alejandro Giammattei, de Vamos por una Guatemala Diferente (Vamos).

Ya había comentado hace dos semanas que, aunque se revisaran las actas y se corrigieran los errores, la diferencia no haría cambiar este resultado. Y así fue. Sandra Torres obtuvo el 25.65% de los votos válidos —1,129,948— y Giammattei, el 13.92% de los votos válidos —608,086—. Entre ambos suman el 39.5% los votos válidos. Esto significa que el 60.43% de los votos válidos no fueron para ellos y en la segunda vuelta cualquiera podría ganar. Lo único seguro para cada candidato son sus votos duros, los que obtuvieron, siempre y cuando vuelvan a acudir los mismos que votaron por ellos.

¿Los resultados son diferentes a los esperados? Al menos para presidente y vicepresidente, el resultado oficial coincide con lo publicado en las últimas encuestas de Pro-Datos, por parte de Prensa Libre, y Cid-Gallup, por parte de la Fundación Libertad y Desarrollo. Ambos dieron como ganadora a la señora Torres entre un 20 y 23% de votos totales y a Giammattei entre un 12 y 14% de los votos totales. Otra razón más para considerar que no hubo fraude.

Algo que algunos no han tomado en cuenta es que el resultado oficial es sobre el total de votos válidos. No es lo mismo el total de votos válidos que el de votos totalmente emitidos. El TSE resta los votos nulos y los votos en blanco de los votos totalmente emitidos —todos los que fueron a votar—. Por eso, el porcentaje de ambos se ve mayor que en las encuestas que publicaron sus resultados sobre el total de encuestados —equivale al de votos totalmente emitidos—. Es importante destacar que entre los votos nulos y los votos en blanco suman 662,152. Más de los que obtuvo Giammattei. Si sumamos esto a los votos válidos y dividimos los resultados de Sandra y Giammattei sobre el de votos totalmente emitidos el resultado sería 22.08% y 12.06% respectivamente. Si tomamos en cuenta los votos en blanco y los nulos, el 65.86% no votó por ellos, la segunda vuelta está muy abierta.

Yo me animé a decir que creía, y lo sigo sosteniendo, que Giammattei tiene una gran posibilidad de ser el nuevo presidente de Guatemala debido al antivoto tan grande que tiene Sandra 34%, según la última encuesta de la Fundación Libertad y Desarrollo, esto es una motivación para quienes no quieren que ella quede. En cambio, Giammattei tiene el 2% de antivoto, según la misma encuesta. Defino antivoto por la gente que nunca votaría por ese candidato.

También comenté que no veía fraude en las elecciones, pero sí errores, mediocridad y negligencia por parte del TSE. Tanto en el manejo de las elecciones, en sus criterios de elegir o rechazar candidatos y, sobre todo, en la calidad y trasparencia de la información dada al público. Lo que sí me molestó enormemente y no había podido comentarlo fue el que prohibieran hablar de fraude amenazando con denuncias penales.

Pienso que cualquiera puede hablar de lo que quiera y si quieren hablar de fraude que lo hagan. Es su derecho a la libertad de expresión que está garantizado por la Constitución de la República. Esto fue una nueva metida de pata, muy grave, del TSE que solo confirma la mediocridad de sus actuaciones. Es con debates y diálogo que se aclaran las cosas, no con cesura.