¡Entregaron el país!

El expresidente Berger otorgó apoyo político total a la industria minera, le hizo de relacionista público y se enfrentó a los pueblos indígenas cuando estos manifestaron oposición. Hoy, la facción patriotista, tras colocar a una minera como ministra de ambiente —cuya hazaña fue aprobar todas las licencias posibles— les construirá su propio puerto a los mineros.

Grundere, S.A., compañía inscrita legalmente en noviembre del 2013, presentó ante el Marn un Estudio de Impacto Ambiental para construir el puerto San Martín frente al cementerio de Puerto Barrios, el 31 de diciembre de 2013, maniobra que usan varios… El representante legal de Grundere, Carlos Alberto Pérez, se identifica en Facebook como gerente de la Compañía Guatemalteca de Níquel, donde la secretaria Kattia Pérez dice que el señor Pérez ya no trabaja allí… aunque él dio un número de la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN), en El Estor, para ser localizado allí, porque —dijo a PL— ahora les asesora.

Los inversionistas rusos de CGN llevan la voz cantante. El Estado de Guatemala —socio, pues es accionista de la CGN— también permitirá al sector minero la instalación de una planta de carbón; del que se importará un millón de toneladas anuales. CGN, dice la nota, prepara una inversión aproximada de Q216 millones 495 mil 400. Guatemala pondrá Q160 millones; aunque el lunes el ministro Archila —según la nota— no sabía de qué va esta obra, pero sí recordó a los periodistas que los rusos invertirán unos US$1 mil millones en nuestro país. Se llevarán el níquel —metal estratégico— quemarán carbón —el combustible más contaminante— seguros de que jamás se investigará si el área estaba ya contaminada ni cuánto más contaminada la dejarán. RIP Izabal.

Hay una retahila de aberraciones parecidas a las enumeradas en la nota de PL tras la historia de cada mina moderna de metales en Guatemala, sin importar si es de oro, plata, níquel o uranio. Hace casi 10 años empezó la megaminería metálica moderna a dinamitar las montañas de San Marcos. Lo que aporta a Guatemala es más corrupción, más violencia y división, más conflicto social, más enfermedades, más contaminación y menos agua y menos montañas. También más muertos… Algunos —pocos— ganan dinero —mucho—, porque son “socios”. El dinero que deja a los guatemaltecos lo manejan funcionarios públicos. Según estadísticas mineras del MEM, Guatemala ha otorgado cien licencias para minería metálica. Esto pasa hoy con crisis climática en Guatemala, el país donde más del 63% de la población se opone a la minería metálica. ¿Entendemos? ¿Nos damos cuenta de lo que está pasando aquí? ¿O es que ya hemos visto tanta corrupción y tanto horror que nada nos conmueve?