Pluma invitada2

Israel: 70 años de logros y desafíos

Mattanya Cohen*

Publicado el

Archivado en:

IsraelMattanya Cohen
Mattanya Cohen*
Mattanya Cohen*

En 1948, Israel declaró su independencia en la patria histórica del pueblo judío y se unió a la familia de naciones como una democracia más. El aniversario de una nación sirve para reflexionar sobre los logros pasados y contemplar los desafíos que le depara el futuro.

Se conoce o se informa muy poco acerca de los valores democráticos y liberales de Israel, de su economía y de su contribución a las ciencias, la tecnología, la medicina, la agricultura, la innovación y las artes. Israel es una nación que ha luchado y ahora se esfuerza por lograr lo mejor de su población tan diversa, un mosaico colorido de culturas, religiones y estilos de vida diferentes.

A lo largo de la historia, el pueblo judío ha vivido en la tierra de Israel, su lugar de origen histórico, y ha mantenido el nexo con su tierra y con su capital eterna, Jerusalén. Durante sus primeros años, el moderno Estado de Israel enfrentó el desafío colosal de absorber el flujo de refugiados judíos, muchos de los cuales provenían de los países árabes, y otros eran sobrevivientes del Holocausto. Estos compatriotas regresaban a Israel desde más de cien países, hablando ochenta y dos idiomas diferentes. Crearon un refugio para el pueblo judío, conjuntamente con los israelíes que ya estaban establecidos en el país, luego de siglos de persecuciones y desplazamientos.

La democracia de Israel les garantiza a todos sus ciudadanos el ejercicio de sus derechos civiles, sin distinción o religión, raza o género. En el Parlamento de la nación, el Knesset, vemos sentados lado a lado a judíos, musulmanes y drusos libremente electos. A pesar de la falta de recursos naturales, los próceres de Israel transformaron con éxito un desierto árido en una región agrícola verde y viable sobre la cual la nación construyó su pujante economía.

Actualmente, Israel posee una economía basada en la alta tecnología de la cual la investigación y el desarrollo forman parte integral.

A pesar de su pequeño tamaño y su población de nueve millones de personas, la economía de Israel está posicionada en el decimoquinto lugar en el mundo, en términos de competitividad global, y además es considerado como un lugar altamente positivo para hacer negocios. Israel ha tenido éxito en atraer las inversiones extranjeras, particularmente de las industrias tecnológicamente avanzadas. Además, Israel es sede de muchas sucursales de algunas de las corporaciones multinacionales más grandes del mundo.

No obstante, la vida cotidiana de Israel continúa siendo dominada por el deseo de alcanzar seguridad y paz verdaderas con sus vecinos árabes. Esto quedó plasmado en el acuerdo de paz con Jordania; su retiro del Sinaí —tres veces el tamaño de Israel— a cambio de la paz con Egipto; el retiro del sur de Líbano; su retiro de la Franja de Gaza y el desmantelamiento de los asentamientos.

La comunidad internacional puede jugar un papel preponderante al alentar las voces de la región, que hacen un llamado a la paz integral y a la normalización de las relaciones entre Israel y sus vecinos, al mismo tiempo que critica a aquellos que pregonan la destrucción de Israel.

El desafío más grande que enfrenta Israel en el futuro es concretar esta visión de paz integral con todos sus vecinos.

 *Embajador del Estado de Israel en Guatemala