Desde Ginebra

La salida del Reino Unido de la Unión Europea

Después de 45 años de ser un miembro importante de la Unión Europea (UE), el Reino Unido (RU) en junio del 2016 hizo un referéndum con la siguiente consulta “¿Debe Reino Unido seguir siendo parte o no de la Unión Europea?”, para decidir sobre su permanencia como miembro de la UE. El resultado fue de aproximadamente el 52% de votos a favor de la salida, contra 48% de permanecer en la UE. El Reino Unido está conformado por Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte. Solo Inglaterra y Gales votaron mayoritariamente por la salida.

Para definir este proceso de separación se le bautizó como brexit, un neologismo creado para referirse a la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Es una abreviatura de la unión de dos palabras del inglés: britain, que significa británico, y exit, que se traduce como salida.

El proceso de salida consta de varios pasos, el primero fue invocar por parte del Reino Unido el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, que es el que le permite a los Estados miembros el derecho de abandonar la Unión. El RU se había integrado a este grupo, cuando se estableció la Comunidad Europea en 1973.

La UE se reunió y discutió con los 27 países restantes las condiciones del retiro y el RU notificó la decisión oficial de su salida al bloque el 29 de marzo del 2017. A partir de este momento se inicia el período de negociaciones entre las dos partes.

Lo que se está negociando son los términos del divorcio y la nueva relación entre la UE y el RU, lo que se pretende es acordar al mismo tiempo los términos del divorcio y los términos de la nueva relación del RU y el bloque regional. Una vez aprobados, deben ser ratificados por el Parlamento Europeo y el Parlamento Británico. Es entonces cuando el RU abandona la UE y el Parlamento Británico debe revocar de inmediato el Acta de la Comunidad Europea de 1973 y reemplazarla con la nueva legislación del país. En caso de que desee volver al bloque regional en el futuro deberá aplicar como cualquier otro país que no es miembro.

En la actualidad hay un proceso de negociación que tiene como fecha límite para su salida el próximo 29 de marzo, que incluya un período transitorio amplio para tratar de minimizar los impactos indeseados. El proyecto de Acuerdo se debe presentar a los 27 líderes del Consejo Europeo y el mismo pasará a votación que requerirá la aprobación de al menos 20 países con el 65% de la población del bloque.

Sin embargo, los negociadores del brexit han encontrado últimamente dificultades que ponen en riesgo de que no se logre un acuerdo en el tiempo estipulado y requeriría de más tiempo para concluir con las negociaciones lo que supondría un divorcio traumático.

El final se acerca y el gobierno británico y la Unión Europea siguen sin entenderse. Aunque el 80% del acuerdo esta cerrado, crece el temor de que las negociaciones están lejos de consumarse y que al final se pueda llegar sin un acuerdo a la fecha de la separación.

No obstante, las partes siguen buscando un acuerdo para presentarlo ante los Parlamentos, tanto al europeo como al británico, los cuales deben ratificarlo antes del 30 de marzo del 2019, por lo que el plazo real se reduce y los avances conseguidos no invitan al optimismo.

esperisen@gmail.com