Pluma invitada

La estrategia de contención de la covid-19 de Taiwán: tecnología innovadora y cobertura de salud universal

Publicado el

Dos años después del inicio de la pandemia de covid-19 se han registrado más de 510 millones de casos confirmados y más de 6,25 millones de muertes en todo el mundo. Mientras las naciones continúan luchando contra la pandemia, los logros de Taiwán han sido ampliamente reconocidos. Hasta el 10 de mayo de 2022 se habían registrado alrededor de 390.000 casos confirmados y 931 muertes en Taiwán, que tiene una población de 23,5 millones de habitantes. Y gracias a un esfuerzo conjunto del Gobierno y del pueblo, la tasa de crecimiento económico de Taiwán para 2021 alcanzó el 6,45%.

Uso de la tecnología para la prevención de epidemias

En febrero de 2020, durante las primeras etapas de la pandemia, para reducir el riesgo de transmisión comunitaria el Gobierno implementó un Sistema de Cuarentena para Entradas, mediante la integración de las bases de datos del sistema del Seguro Nacional de Salud (NHI, en inglés), de inmigración y aduanas, a fin de permitir el análisis de big data. Se introdujeron datos en el Sistema Digital de Seguimiento, que utilizó el registro de ubicación de los teléfonos móviles para monitorear el paradero de las personas que estuvieran en cuarentena o aislamiento domiciliario.

Nuevo modelo de Taiwán

Gracias al uso preciso de la tecnología, la transparencia de la información, los controles fronterizos estrictos y la detección precisa e investigación de los casos, Taiwán pudo contener la pandemia mientras las personas llevaban una vida normal y logrando un crecimiento económico positivo. Sin embargo, con la propagación mundial de la variante ómicron, desde finales de 2021, la transmisión comunitaria también comenzó a aumentar en Taiwán. Intentar bloquear la transmisión de todos los casos sería un esfuerzo vano que afectaría en gran medida la forma de vida del pueblo. Por consiguiente, desde abril de 2022 el Gobierno ha optado por centrarse en eliminar los casos graves, gestionar los leves, minimizar el impacto general y centrar su preocupación en casos moderados y graves. Este nuevo “Modelo de Taiwán” busca permitir que el pueblo pueda llevar una vida normal mientras se mantienen las medidas activas de prevención de epidemias y el país abierto constantemente.

Taiwán puede ayudar y está ayudando

El mundo de hoy continúa haciendo frente a los desafíos de la pandemia, al suministro de vacunas y a la recuperación pospandémica. Los países deben trabajar conjuntamente y prepararse para posibles futuras pandemias. Taiwán es un socio indispensable para garantizar una recuperación pospandémica exitosa.

Este mes de mayo se celebra la 75ª Asamblea Mundial de la Salud (AMS). Durante los últimos cinco años, Taiwán no ha sido invitado a participar en la AMS. Para garantizar que Taiwán no se quede atrás y no haya brechas en la cobertura de la salud global, el país busca participar en la AMS de este año de manera profesional y pragmática, y poder realizar contribuciones como parte del esfuerzo global para hacer realidad la visión de la OMS de una red mundial perfecta de prevención de enfermedades.

Instamos a la OMS y a las partes implicadas a que apoyen la inclusión de Taiwán y le permitan participar plenamente en las reuniones, mecanismos y actividades de tal organismo. Taiwán seguirá trabajando con el resto del mundo para garantizar que todos disfruten del derecho humano fundamental a la salud, según lo estipulado en la Constitución de la OMS. Siguiendo el espíritu de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de las Naciones Unidas, nadie debe quedarse atrás.