Pluma invitada

La pena de muerte, un asunto de gran importancia para Australia

El que siga persistiendo la pena de muerte alrededor del mundo es un problema grave para Australia. Cada día 10 de octubre —en el marco del Día Mundial contra la Pena de Muerte— recordamos que muchísimas personas, incluyendo menores de edad, aún sufren la pena de muerte.

Es muy comprensible que los crímenes más terribles invoquen sentimientos indescriptibles. A menudo conducen a la creencia de que se hace justicia ejecutando al/a los culpable(s). Australia coincide plenamente en que aquellos responsables deben ser juzgados y condenados acorde a los delitos cometidos. No obstante, y por cuestión de principios, Australia considera que la pena de muerte no tiene cabida en el contexto mundial actual.

La pena de muerte es degradante y ofensiva a la dignidad humana. Es irrevocable. Lamentablemente, muchas personas han resultado inocentes posterior a su ejecución. La pena de muerte no muestra ser un elemento más disuasorio que la cadena perpetua, y, sobre todo, niega a las personas cualquier posibilidad de rehabilitación.
La mayoría de los países coinciden con nosotros. Al día de hoy, las tendencias globales continúan mostrando una disminución constante en la aplicación de la pena de muerte. Según las últimas cifras de Amnistía Internacional, a finales del año 2018, 106 países (la mayoría de los Estados del mundo) abolieron la pena de muerte por ley para todos los delitos, y 142 países (más de dos tercios) abolieron la pena de muerte por ley o práctica. Esto significa que, si bien hubo cerca de 690 ejecuciones en 20 países en el año 2018, hubo una disminución del 31 por ciento en ejecuciones, en comparación con las cifras reportadas en el año 2017. Según Amnistía Internacional, esto representa el número más bajo de ejecuciones que dicha organización ha registrado en la última década.

Cada dos años, una resolución en la Asamblea General de la ONU exige una moratoria global en relación con la pena de muerte. Australia apoya dicha iniciativa. Australia también emite recomendaciones a través de los Exámenes Periódicos Universales realizados en aquellos países que aún aplican la pena de muerte.
El objetivo de Australia es muy claro: llevarnos al mundo hacia la abolición universal de la pena de muerte, sobre todo porque es ofensiva a nuestros valores como democracia liberal.

En el marco del Día Mundial contra la Pena de Muerte, Australia y la comunidad internacional aún tenemos mucho por hacer. Actualmente, decenas de países lamentablemente todavía retienen la pena de muerte.
En estos casos, nuestra incidencia hacia la abolición de la pena capital será gradual. Australia es respetuosa de toda opinión. No obstante, deseamos persuadir un cambio de dichas opiniones.

La versión completa de nuestra estrategia para la abolición de la pena de muerte a nivel mundial puede ser consultada a través del siguiente vinculo electrónico del Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio de la Mancomunidad de Australia (DFAT) en: https://dfat.gov.au/international-relations/themes/human-rights/Pages/australias-strategy-for-abolition-of-the-death-penalty.aspx
Con todo gusto, espero sus amables comentarios en downunder.mexico@dfat.gov.au y/o en Facebook y Twitter como @AusEmbMex. Muchas gracias.

El Dr. David Engel posee un doctorado de la Universidad de Edimburgo y ha sido Embajador de Australia concurrente ante Guatemala desde julio de 2016.