EDITORIAL

Trump: su victoria provoca asombro

Archivado en:

editorialTrump

Votantes estadounidenses, al darle a Donald Trump la victoria en las elecciones presidenciales, provocaron un hecho político sin precedentes en la historia de las democracias occidentales. Aceptaron la propuesta de alguien que siempre estuvo dispuesto y demostró buscar la victoria sin importar el irrespeto a todas las reglas de la política y sobre todo de respeto a los participantes y en general a los ciudadanos. A ello se agrega que le otorgaron la mayoría bicameral.

El resultado de esa elección, sin duda, marcará un antes y un después en la práctica de la política de todos los países y afectará de manera directa o indirecta sobre todo a las naciones donde se intenta que haya reglas tácitas, además de las puramente legales. Aparte de ello, en el campo internacional afectará la imagen de Estados Unidos, y con ello las relaciones de ese país con la comunidad internacional, que en teoría comparte los principios de este tipo de hacer política.

La derrota de Hillary Clinton no solo termina con una carrera política muy destacada, aunque también susceptible de críticas, que en la práctica alejará por muchos años la posibilidad de que una mujer presida ese país. Constituye una prueba de que en Estados Unidos los votantes también sienten hartazgo por la forma como los partidos tradicionales han actuado, de lo cual la ex secretaria de Estado era una representante. Por eso se le ha otorgado entrada a gente sin experiencia y capacidad políticas, además de criterios simplistas, contradictorios y en muchas ocasiones falsos.

Será motivo de numerosos análisis durante largo tiempo el fenómeno político representado por esta elección sin precedentes en la historia estadounidense. Los electores se encontraron con la disyuntiva, común en muchos países latinoamericanos, de votar en contra de algo o de alguien. Y lo hicieron contra el sistema. Ya habrá mucho tiempo para hablar de las consecuencias de semejante actitud.

Fuera de Estados Unidos, era prácticamente imposible comprender las razones de que alguien con las características y estilo de Trump pudiera haber ganado, luego de haber empleado un estilo de vulgaridad nunca visto, y uno de cuyos efectos fue el renacimiento del racismo y de la xenofobia. Demuestra que fue efectiva la estrategia de despertar sobre todo a los ciudadanos de origen anglosajón y con niveles modestos tanto de educación como de ingresos. Son quienes se sienten afectados por la globalización y otras teorías económicas, que con este resultado también serán objeto de análisis políticos distintos, en un futuro cercano.

Aunque al escribir este comentario no se sabía el resultado en el Congreso, la ganancia en el Senado es un factor que marcará en mucho las verdaderas posibilidades del nuevo gobierno republicano luego de ocho años. Los efectos económicos, sociales y de percepción individual de seguridad y de confianza se comenzarán a manifestar pronto. Por ahora, el asombro mundial causado por la participación de Trump en la lucha electoral estadounidense le ha dado lugar a la preocupación por las consecuencias de esta victoria que, por ironía, histórica, le llega a un partido profundamente dividido.