CATALEJO

Varias obligadas consideraciones

Mario Antonio Sandoval

Publicado el

AYER TUVO LUGAR UN hecho sin precedentes, francamente inesperado a causa de la manera como en Guatemala el ejercicio del poder público se ha convertido en un sinónimo de ilegalidades, de estructuras incrustadas o provenientes de cualquiera de los niveles de la burocracia nacional. Las autoridades del Ministerio Público, al solicitar la captura de la cúpula de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), realizaron una acción merecedora de la felicitación de los sectores nacionales ajenos al gobierno. Esto último se debe a la cercana relación del presidente Otto Pérez Molina con esos funcionarios, a quienes el miércoles visitó para ofrecerles de hecho un apoyo a su trabajo y sobre todo a la manera como lo realizan.

QUEDA CLARO EL gran problema causado al Organismo Ejecutivo, porque a consecuencia de la manera como son escogidas las personas ocupantes de puestos vitales en el andamiaje político, la mayoría ciudadana percibe una relación directa con la vicepresidenta Roxana Baldetti, quien en estos momentos se encuentra en Corea, a donde fue invitada desde hace tiempo. Según todas las apariencias, se trata de una coincidencia cuyo efecto inmediato es no poder enfrentar personalmente los efectos negativos para ella por esta acusación de mal manejo del dinero de los impuestos. El asunto complica porque el principal acusado es su secretario particular, quien también ha sido señalado de un súbito e inexplicable cambio en su estatus económico.

EN LOS PAÍSES DE SIS-tema parlamentario, esta crisis habría provocado la inmediata renuncia de la cúpula política del gobierno. La sola sombra de sospecha sobre personas de semejante estatura en la burocracia nacional, se convierte en un motivo de salidas inesperadas. En los países con sistema presidencialista, como Guatemala, el factor más notorio de los períodos políticos es el tiempo, en este caso cuatro años. El asunto hoy comentado se complica aún más porque no son pocas las crisis recientes, entre ellas el sonado caso de la mágica limpieza del Lago de Amatitlán, por mencionar solo un ejemplo. Y termina de enredarse a consecuencia de la discusión respecto de la permanencia o salida de la vilipendiada o aplaudida Cicig.

EL SISTEMA JURÍDICO DEL país nuevamente será puesto a prueba, tanto a niveles iniciales como en sus máximas cortes, la Suprema de Justicia y la de Constitucionalidad, cuyo cambio reciente de presidencia puede predecir un fallo con lógicas jurídica, política y social, en caso de llegar hasta esta instancia el veredicto final de las acciones en los tribunales. Paralelamente, se debe tomar en cuenta el factor noticioso del asunto, tanto dentro de los medios informativos guatemaltecos independientes, como de la prensa internacional. En dos palabras, de nuevo el nombre del país y de sus autoridades es el centro de informaciones sobre hechos truculentos.

LA PRUDENCIA SUGIERE al presidente y la vicepresidenta de la República abstenerse de hacer comentarios al respecto. El Ministerio Público necesita continuar su trabajo para establecer el nivel de las responsabilidades de los capturados, de los montos verdaderos de la suma de todas las numerosas acciones ilegales, del posible rumbo tomado por ese dinero. A nadie debe quedarle duda de los efectos negativos a lo interno y externo del partido de gobierno, del candidato del oficialismo y, en general, del sistema de partidos y de todos los demás posibles candidatos. Las crisis deben ser enfrentadas, pues no hacerlo es comparable con la actitud del avestruz cuando intuye el peligro. Las estructuras delictivas destruyen el prestigio de cualquiera.